La repatriación de refugiados rohingyas de Bangladesh no comenzará el jueves como se esperaba

Campamento de refugiados rohingyas en Cox Bazar (Bangladesh)
REUTERS / CATHAL MCNAUGHTON - Archivo
Publicado 14/11/2018 19:08:07CET

COX'S BAZAR (BANGLADESH), 14 Nov. (Reuters/EP) -

La repatriación de los refugiados rohingyas a Birmania desde Bangladesh no comenzará este jueves como inicialmente estaba previsto, según ha indicado este miércoles una fuente conocedora del asunto.

"No ocurrirá mañana ya que nadie quiere regresar", ha dicho la fuente, que ha hablado bajo condición de anonimato debido a la sensibilidad del asunto.

Las autoridades de Bangladesh habían comenzado los preparativos para la repatriación de un grupo inicial de rohingyas a Birmania el jueves, en línea con el plan acordado por los gobiernos de los dos países el pasado mes de octubre.

La noticia se conoce después de que el martes la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michele Bachelet, denunció que los rohingyas siguen siendo víctimas de abusos de los Derechos Humanos en el estado birmano de Rajine, al que se espera que sean repatriados y del que huyeron en el último año a raíz de la violenta represión con la que el Gobierno respondió a una ola de ataques.

Bachelet previno de que el retorno supondría una violación del Derecho Internacional y pondría sus vidas y libertad en serio peligro, entre otras cosas porque su oficina ha seguido recibiendo denuncias de violaciones de los Derechos Humanos de los rohingyas que siguen en Rajine incluidos "asesinatos, desapariciones y arrestos arbitrarios así como restricciones generalizadas de los derechos a la libertad de movimiento, salud y educación".

"Estamos siendo testigos de pánico y terror entre los refugiados rohingyas en Cox's Bazar que están en inminente riesgo de ser devueltos a Birmania en contra de su voluntad", subrayó Bachelet, que precisó que algunos amenazaban con suicidarse si se les repatría forzosamente y dos ancianos intentaron acabar con su vida para evitarlo, algo que también han denunciado las ONG que trabajan en los campos de refugiados.

"Expulsar o devolver por la fuerza a refugiados y solicitantes de asilo a su país de origen sería una clara violación del principio legal central de no devolución, que prohíbe la repatriación cuando hay amenazas de persecución o riesgos graves para la vida y la integridad física o la libertad de las personas", agregó la alta comisionada.

"La historia de los rohingyas en Birmania es una historia llena de episodios repetidos de violencia, huida y retorno", resumió Bachelet. "Necesitamos hablar con una sola voz para evitar que este ciclo se repita de nuevo una vez más", reclamó.

También el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y las ONG que trabajan con los rohingyas, tanto en Bangladesh como en Rajine, han puesto advertido en contra de la repatriación, subrayando que no se dan las condiciones para que estas puedan ser voluntarias, seguras y dignas.