República Centroafricana, al borde de la tragedia por la falta de ayuda humanitaria

Publicado 19/03/2014 19:48:04CET

MADRID, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

La directora ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas, Ertharin Cousin, ha alarmado de la peligrosa situación alimentaria y el riesgo de malnutrición que sufre República Centroafricana. Esta situación surge como consecuencia de la combinación de la violencia y la falta de financiación que afecta a las organizaciones humanitarias que operan en el país.

"Hoy he escuchado horribles historias de mujeres y niños que han perdido a sus familias en los violentos ataques que les obligan a abandonar sus hogares", ha declarado Cousin después de visitar la ciudad de Bossangoa, en el noroeste del país africano. "Estoy impresionada por su fuerza en estos momentos de desesperación. No les podemos negar la ayuda que necesitan, sobre todo después de lo que han sufrido", ha añadido en un comunicado difundido por la organización de Naciones Unidas.

Cousin también ha recalcado que "toda la población vive esta precariedad", destacando que no solo afecta "a las personas desplazadas". Según la representante de Naciones Unidas, los habitantes de República Centroafricana necesitan ayuda ahora, antes de que la temporada de lluvias empeore la situación tan crítica que vive el país, ya que aumenta la posibilidad de sufrir diarrea u otras enfermedades. Cousin ha alertado de que no hay que esperar a las imágenes de "esqueletos o problemas graves de desnutrición que manifiesten nuestros errores y negligencias".

Ertharin Cousin participó en un programa de distribución de semillas y alimentos en el que también participa la FAO. El objetivo de este plan es, según Cousin, sembrar antes de abril para que miles de familias no se queden sin alimentos porque ya se han agotado todas las reservas. También ha añadido que hay que suministrar comida para evitar que estas familias "se coman las semillas para sobrevivir".

"Los donantes están suministrando ayuda a millones de sirios y crecen las demandas de asistencia en Sudán del Sur, pero no podemos decir a los habitantes de Bossangoa que no podemos ayudarles porque sus hijos no son tan importantes como los de otras partes del planeta", ha declarado Cousin.

En lo que va de año el Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas ha suministrado comida a más de 250.000 personas en República Centroafricana. Esta organización ha desplegado un complejo operativo de abastecimiento que trata de hacer llegar la ayuda mediante vía aérea debido a la falta de seguridad que impera en el corredor terrestre que conecta Bangui con Camerún. Más de 1.800 toneladas de arroz han sido repartidas mediante este procedimiento, aunque se han retomado los cargamentos por tierra al poder contar la organización con la protección de la misión internacional que opera en la región.

Este programa se ha visto incapaz de abastecerse de un almacenamiento que garantice la asistencia humanitaria durante la temporada de lluvias debido a que solo ha recibido el 35% de la financiación que necesita esta emergencia.

Cousin ha alegado que "la falta de seguridad es el mayor peligro. La comunidad internacional debe involucrarse con el gobierno de República Centroafricana para acabar con la violencia". La mala situación que se vive está afectando a países vecinos. Más de 200.000 personas han huido a Chad, República Democrática del Congo o Camerún y la falta de fondos y reservas de alimentos hace que no sea posible enviar ayuda a estos nuevos destinos.

Para leer más