Actualizado 14/11/2008 18:27 CET

R.Unido.- La Asociación de Policías Musulmanes insta a elevar el número de islámicos en los equipos antiterroristas

Subraya las ventajas "incalculables" de contar con agentes que "comprendan" la cultura como una "cuestión de prioridad"

LONDRES, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Policías Musulmanes de Reino Unido advirtió de la necesidad de aumentar el número de agentes islámicos en las unidades especializadas de lucha contra el terrorismo, ya que actualmente tan sólo representan 27 de los 2.300 oficiales dedicados a la materia, pese a los beneficios para la seguridad que generaría su condición.

Después de que una investigación acometiese por el 'think tank' Demos demostrase que el colectivo musulmán presenta aún una baja representación en la policía, la asociación destacó en un informe las ventajas que el conocimiento de la religión, la cultura y, en ocasiones, la lengua, podría generar para las acciones contra el fundamentalismo extremista.

Sin embargo, por el momento pocos oficiales aparecen en los puestos de cabeza, pese a que, desde su formación el pasado año, este grupo ha acometido una serie de iniciativas para promover el nombramiento de jefes de policía islámicos, especialmente por los estímulos que implicaría a la hora de incentivar el alistamiento de personas de su religión en los cuerpos de seguridad.

Actualmente las cifras manejadas por la organización revelan un casi testimonial 0,6 por ciento de musulmanes en el conjunto de las fuerzas policiales británicas, que se vuelve más grave aún comparado con los ratios de 2001, cuando el nivel de representatividad alcanzaba el tres por ciento.

UNIDADES ANTITERRORISTAS

Por lo que respecta a las unidades antiterroristas, los 27 que se encuentran en un total de 2.348 hombres superan ligeramente la media, ya que constituyen un 1,1 por ciento. Con todo, según el informe de la asociación, se trata todavía de un porcentaje bajo "dada la amenzada actual del extremismo violento islamista de los grupos vinculados a Al Qaeda".

En este sentido, pese a admitir que la amenaza de atentados "no se limita a Al Qaeda" o que sólo la comunidad musulmana es "capaz de entender la actividad terrorista", apunta que "tener agentes con una comprensión cultural, religiosa o lingüística de los individuos con más posibilidades de implicarse con esos grupos puede dar una posición de partida incalculable". "Es una cuestión de prioridad", aseveró.