Rusia y Turquía acuerdan las fronteras de la zona desmilitarizada en la provincia de Idlib

Idlib, Siria.
REUTERS / SANA SANA - Archivo
Publicado 21/09/2018 16:48:58CET

MADRID, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los gobiernos de Rusia y Turquía han acordado este viernes las fronteras de la zona desmilitarizada que será establecida en la región siria de Idlib (noroeste), en el marco del acuerdo anunciado el lunes, que cuenta con el beneplácito de Damasco.

El Ministerio de Defensa turco ha indicado que estas fronteras han sido determinadas "teniendo en cuenta la estructura geográfica y las características de las zonas residenciales", según ha informado la agencia estatal turca de noticias, Anatolia.

Por otra parte, el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, ha anunciado que se reunirá la semana que viene con sus homólogos de Rusia e Irán para abordar la situación en el país árabe, sin dar más detalles al respecto.

El presidente ruso, Vladimir Putin, anunció el lunes un acuerdo para la creación de una zona desmilitarizada de entre 15 y 20 kilómetros para garantizar la paz en Idlib, un pacto que prevé patrullas coordinadas rusas y turcas en la zona.

"En la reunión hemos debatido en detalle esa situación y hemos acordado la creación para el 15 de octubre de una zona desmilitarizada de 15 o 20 kilómetros a lo largo de la línea de contacto entre la oposición armada y las tropas sirias", explicó, tras reunirse con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan.

El acuerdo de la zona desmilitarizada prevé además la retirada del armamento pesado de las inmediaciones de zona a partir del 10 de octubre. En esta franja no podrá haber presencia de milicias "radicales" como el antiguo Frente Al Nusra.

Este pacto viene acompañado de un memorándum firmado también en Sochi entre los ministros de Defensa de Rusia, Sergei Shoigu, y de Turquía, Hulusi Akar, para la estabilización de la zona desmilitarizada de Idlib.

Idlib es el último enclave de Siria controlado por las milicias insurgentes sublevadas contra el Gobierno sirio en 2011 y aliadas de Turquía. Las fuerzas gubernamentales han amenazado en las últimas semanas con una ofensiva militar contra la zona. En la región viven unos tres millones de sirios, incluidos unos 60.000 miembros de grupos armados.