Save the Children denuncia cientos de deportaciones de niños afganos en Europa sin la debida supervisión

Niños refugiados en Grecia
REUTERS / ALKIS KONSTANTINIDIS
Publicado 16/10/2018 18:41:40CET

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

Cientos de niños y adultos afganos han sido deportados sin la supervisión necesaria, haciéndoles invisibles al sistema, lo que les expone a múltiples abusos en su país de origen, según un informe de Save the Children que examina el proceso seguido por los estados europeos durante los últimos cinco años.

La ONG ha entrevistado a 53 niños que han sido deportados a Afganistán en este lustro. Tres cuartas partes de los encuestados han contado que no se sintieron seguros durante el proceso de deportación, mientras que en más de la mitad de los casos hubo coerción o violencia.

Mohamad, de 13 años, tenía cinco cuando su familia y él dejaron su casa en la provincia afgana de Ghazni. Cruzaron el mar Egeo en una embarcación abarrotada, llegaron a Europa y siguieron su camino hasta alcanzar Noruega. Allí han vivido como solicitantes de asilo.

"La familia de Mohammad estaba totalmente integrada y era aceptada por los vecinos. El niño iba al colegio y tenía amigos con los que jugaba al fútbol", ha indicado Save the Children. Sin embargo, el Gobierno noruego les denegó el asilo. La Policía les arrestó durante 20 días hasta que finalmente fueron deportados con una pequeña ayuda económica.

"En Noruega tengo a mis amigos y me gustaba ir al colegio; aquí (Afganistán) tengo miedo todo el rato", ha contado Mohammad. "Cada vez que salgo de casa para ir a la escuela pienso que no voy a volver. Antes no tenía miedo de que me disparasen", ha subrayado.

Una de cada cinco personas interrogadas, tanto niños como adultos, asegura que al llegar a Afganistán intentaron reclutarles para luchar en los grupos armados que operan en el país. Además, aunque 43 iban al colegio en Europa, solo 16 han vuelto a las clases. Únicamente tres de los entrevistados siguen un plan específico de integración.

Así las cosas, la mayoría --tres de cada cuatro-- se han mostrado dispuestos a volver a emigrar en cuanto tengan la oportunidad. "En cuanto tengamos dinero, dejaremos Afganistán otra vez", ha afirmado Mohammad.

"NO MIRAR PARA OTRO LADO"

La portavoz de Save the Children en Bruselas para temas migratorios, Karen Mets, ha acusado a los estados miembro de la UE de "abandonar su responsabilidad de proteger y apoyar a los niños más vulnerables", recordando que "desde el momento en el que ponen un pie en Afganistán les dejan en un país asolado por la inseguridad".

"Están exponiendo a los niños y niñas a ser reclutados por grupos armados, a sufrir violencia y a ser estigmatizados socialmente. También se les está negando su derecho a la educación", ha precisado la trabajadora de la organización humanitaria, de acuerdo con un comunicado.

Mets ha instado a los gobiernos de la UE a "no mirar para otro lado ante la situación de Afganistán": "Tienen una obligación legal y moral de proteger a estos niños. Los líderes de la UE deben asumir y aumentar sus obligaciones y esto empieza porque detengan inmediatamente el regreso de estos niños a unos de los países más peligrosos del mundo".