Save the Children denuncia que más de 2 millones de niños no pueden volver a la escuela en África Central y Occidental

Publicado 05/10/2019 5:56:50CET
Niños desplazados por la violencia en Burkina Faso
Niños desplazados por la violencia en Burkina Faso - REUTERS / ANNE MIMAULT - Archivo

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

Más de dos millones de niños no pueden volver a la escuela debido a los riesgos a los que se enfrentan en la región de África Central y Occidental, según ha denunciado la organización Save the Children.

Según Save the Children, alrededor de 9.288 escuelas están cerradas en la región y cerca de 44.000 profesores no podrán llegar a sus aulas para dar las clases.

Uno de los países más afectados es Burkina Faso, donde el deterioro de la situación ha obligado a cerrar más de 2.020 escuelas, en comparación con las 1.284 que se cerraron el pasado mes de marzo. Otros países de la región que se enfrentan a desafíos similares son Camerún, Chad, República Democrática del Congo, Malí, Níger y Nigeria, donde tanto niños como maestros están siendo atacados cuando se dirigen a la escuela o estando en la misma, según la organización.

Save the Children afirma que la principal prioridad para los niños y jóvenes de la región es volver a la escuela, incluso en situaciones de crisis.

"Tenía miedo de perder a mi madre porque ya no tengo padre. Todo el pueblo fue destruido. Fui a la escuela del pueblo que también fue destruida. Cuando llegamos a este pueblo, el director de la escuela le informó a mi tío de que podía continuar con mis estudios. Esta fue una buena noticia porque me encanta la escuela. Tengo nuevos amigos con los que me divierto", señala un niño maliense de 12 años.

La organización ha subrayado la necesidad de soluciones sistemáticas para garantizar que los niños puedan continuar aprendiendo y así "evitar perder otra generación".

"Los conflictos internos violentos, la inseguridad, los desastres naturales, las epidemias como el ébola, son problemas de los que escuchamos hablar de forma regular ¿Pero nos preguntamos cuáles son las consecuencias para los niños y jóvenes en las zonas afectadas por estas múltiples crisis?", ha cuestionado el director de Save the Children para África Occidental y Central, Philippe Adapoe.

Por ello, Save the Children ha instado a los gobiernos y a las organizaciones no gubernamentales y humanitarias a hallar formas que garanticen que los niños disfruten de su derecho a la educación.

Asimismo ha afirmado que la comunidad internacional debe aumentar los fondos destinados a la educación, ya que hasta ahora, de los 222 millones de dólares (alrededor de 202 millones de euros) que se necesitan, tan solo se han asignado 61 millones a la educación en la región, lo que supone tan solo un 27,52 por ciento.

Contador

Para leer más