Actualizado 03/11/2022 13:23

Scholz viaja a China para un encuentro "sincero" con la vista puesta en una mejora de las relaciones

El canciller de Alemania, Olaf Scholz.
El canciller de Alemania, Olaf Scholz. - Moritz Frankenberg/dpa

Pekín pide a Washington quedarse al margen y no interferir en la cooperación con Berlín

BERLÍN, 3 (DPA/EP)

El canciller alemán, Olaf Scholz, ha viajado este jueves a China para mantener lo que ha calificado como un encuentro "sincero" con las autoridades del país con la vista puesta en una mejora de las relaciones bilaterales

"La búsqueda de la seguridad nacional y la autonomía nacional serán más importantes para China en el futuro. Y a medida que el país cambia, la forma en que tratamos con él debe cambiar también", ha aseverado.

Así, ha admitido que la guerra en Ucrania ha cambiado las relaciones internacionales, pero ha afirmado que, "incluso en estas circunstancias, China sigue siendo un importante socio comercial y de negocios para Alemania y Europa. "No queremos desvincularnos de ella (...) pero tampoco no podemos depender", ha aseverado.

En este sentido, ha destacado que Alemania buscará acabar con "las dependencias unilaterales" en relación a determinados productos o tecnologías, lo que incluye inversiones chinas en Alemania. "Diferenciaremos en función de si ese negocio crea o aumenta dependencias de riesgo", ha explicado en relación a la reciente polémica levantada a raíz de la inversión realizada por parte de una naviera china en el puerto de Hamburgo, en el norte del país.

El Gobierno alemán autorizó la semana pasada una participación del 24,9 por ciento de la naviera china Cosco en una de las terminales del puerto de Hamburgo, en lugar del 35 por ciento previsto inicialmente.

"Seguiremos insistiendo en la reciprocidad (de los negocios con China). Y si China se niega a permitir esta reciprocidad, tiene que haber consecuencias", ha apuntado antes de garantizar que no evitará abordar cuestiones "difíciles" con el Gobierno chino, como la situación de Taiwán o la presunta violación de Derechos Humanos en la región de Xinjiang.

PEKÍN PIDE A WASHINGTON NO INTERFERIR

Este mismo jueves, el Gobierno de China ha pedido a Washington no interferir en la cooperación con Berlín y ha abogado por una relación "pragmática entre las partes". El portavoz del Ministerio de Exteriores del gigante asiático, Zhao Lijian, ha recalcado en un comunicado que Estados Unidos "no tiene derecho a golpear sin motivo alguno, ni a interferir y poner obstáculos".

Sus palabras llegan después de que Estados Unidos mostrara su oposición a la idea de que la naviera Cosco se haga con un mayor control de la mayor terminal de contenedores del puerto de Hamburgo.

No obstante, la medida adoptada por el Gobierno alemán no facilita a Cosco influir en decisiones estratégicas de la compañía dado que no cuenta con una gran participación. El pasado mes de octubre, la ministra de Exteriores, Annalena Baerbock, insistió en que el país "no puede verse inmerso en relaciones bilaterales desiguales" y mencionó a China en este sentido.

Más información