Actualizado 18/12/2017 18:40 CET

El sufrimiento en Ghuta Oriental (Siria) está alcanzando un "punto crítico", según el CICR

Una niña con desnutrición en Ghuta Oriental
UNICEF/TOM/OCHA

GINEBRA, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha expresado su profunda preocupación por la intensificación de los enfrentamientos en Ghuta Oriental, una región a las afueras de Damasco controlada por milicias rebeldes y asediada por el Ejército Sirio.

"En Ghuta Oriental la situación humanitaria ha alcanzado un punto crítico. Como viene ocurriendo en Siria a lo largo de los últimos seis años, la población civil vuelve a quedar atrapada en una situación en la que la vida poco a poco se vuelve imposible y los bienes y la ayuda se ven gravemente limitados", ha afirmado el director de Actividades Operativas para Oriente Próximo del CICR, Robert Mardini.

Además, el personal médico ha informado de que centenares de heridos y enfermos no reciben la atención médica vital que necesitan. Las bajas temperaturas amenazan con deteriorar aún más la situación, ya que no queda casi combustible y la población tiene muy poco acceso a medios de calefacción aptos.

El CICR denuncia que esta situación "afecta gravemente la vida diaria" de los residentes: decenas de civiles han resultado muertos o heridos desde que comenzó la última escalada de violencia, el 14 de noviembre. En particular denuncia que han sido atacados bienes y viviendas civiles, lo que supone un crimen de guerra.

"Las personas que padecen enfermedades crónicas y lesiones graves apenas logran acceder a la atención médica. Los heridos y los enfermos no deben ser usados como instrumentos de negociación entre las diferentes partes involucradas en los enfrentamientos. Es imperioso brindar atención médica a las personas que la necesiten, independientemente de quiénes sean", ha añadido Mardini.

Además hay una "preocupante" escasez de alimentos, cuyos precios han aumentado enormemente. "Algunas familias solo pueden comer una comida al día, lo que es particularmente triste en el caso de las que tienen niños. Por ello, la mayoría de las personas dependen casi por completo de la ayuda de las organizaciones humanitarias", ha subrayado Mardini.

"Todas las partes beligerantes deben alcanzar una solución que dé prioridad a los civiles y que permita que la ayuda humanitaria llegue a la población de forma regular. Ninguna ventaja militar o política podría justificar este enorme sufrimiento, ni en Ghuta Oriental ni en ninguna otra parte de Siria", ha apostillado.

Este domingo varias ONG han denunciado igualmente la situación en Ghuta Oriental. "Pedimos a las partes en conflicto que reduzcan la violencia y faciliten el acceso con fines humanitarios", apuntan las ONG, que subrayan que durante noviembre solo han podido entrar dos convoyes humanitarios suficientes solo para 7.000 de los 400.000 civiles atrapados en Ghuta Oriental.

Las ONG firmantes son CARE, Finn Church Aid, International Rescue Committee, Médecins du Monde-Francia, Mercy Corps, Oxfam, Save the Children y Foro Regional INGO-Siria (SIRF).

Para leer más