Los talibán rechazan la posibilidad de declarar un alto el fuego en Afganistán durante el Ramadán

Afganistán.- La delegación talibán para las conversaciones de paz incluirá mujeres por primera vez
REUTERS / MOHAMMAD ISMAIL - Archivo
Publicado 03/05/2019 19:39:08CET

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

Los talibán han rechazado este viernes la posibilidad de declarar un alto el fuego durante el mes de Ramadán, que arranca este domingo, horas después de que el presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, se mostrara dispuesto a ello.

El mandatario afgano ha asegurado estar preparado a declarar un alto el fuego total durante el Ramadán siguiendo los consejos de la recién terminada 'Gran asamblea' de la paz, y siempre y cuando los talibán "se muestren igualmente receptivos".

Asimismo y como gesto de buena voluntad, ha anunciado la próxima liberación de 175 prisioneros talibán y ha invitado a una delegación insurgente a Kabul o al lugar de su elección para recibirles.

Sin embargo, el portavoz de los insurgentes, Zabihulá Muyahid, ha publicado un comunicado en su cuenta en la red social Twitter en el que ha criticado las conclusiones de la 'loya jirga' por la paz y ha denunciado que la mayoría de sus participantes "colaboraron con la ocupación".

"Afganistán fue invadido por Estados Unidos (...) y la yihad es obligatoria", ha sostenido, antes de descartar un alto el fuego durante el Ramadán y manifestar su respaldo a continuar las conversaciones de paz con Washington.

Muyahid ha manifestado además que el enviado especial de Estados Unidos para Afganistán, Zalmay Khalilzad, "debería dejar de pedir a los talibán que dejen las armas y decir por contra a Estados Unidos que ponga fin al uso de la fuerza".

CONCLUSIONES DE LA ASAMBLEA

La asamblea ha concluido con la publicación de un documento con 23 peticiones que el Gobierno considerará en los próximos días, comenzando por el deseo expreso de alcanzar una "paz duradera en el país", cuyo futuro deberá estar caracterizado por una "visión unificada del Islam" y la preservación del actual sistema de república islámica.

La asamblea ha pedido además el respeto total durante el proceso de paz a los derechos básicos de todos los afganos, incluidos los derechos de las mujeres y su derechos a la educación, así como la consolidación de un Ejército y unas fuerzas de seguridad capacitadas para preservarlos.

En lo que atañe a las conversaciones, los representantes de la asamblea han confirmado que están preparando un calendario idóneo para la retirada de tropas estadounidenses en Afganistán, la gran demanda de los talibán para comenzar las negociaciones directas con Kabul.

No obstante, la asamblea ha recomendado a todas las partes involucradas que se abstengan, en la medida de lo posible, de imponer condiciones para sentarse a la mesa de negociaciones, así como "flexibilidad" hacia las circunstancias de los presos, cuya liberación recomienda "como un gesto de buena voluntad y para crear un ambiente de confianza".

Por otro lado, la asamblea pide "a la comunidad internacional y a los países de la región que coordinen sus esfuerzos de paz con el gobierno afgano y coloquen al Gobierno de Afganistán en el centro de estos esfuerzos". A cambio, "el Gobierno afgano debe acelerar sus consultas con figuras influyentes en el país sobre los esfuerzos de paz y sobre el inicio de conversaciones directas con los talibán".

La asamblea recomienda por último que de estas consultas aparezca un equipo negociador formado por medio centenar de representantes entre los que se incluyan antiguos líderes yihadistas, eruditos religiosos, minorías y mujeres.

Contador

Para leer más