TUE ve ilegal control de identidad y residencia a pasajeros en Alemania que viajan en autocar desde otros países

Publicado 13/12/2018 11:37:41CET

BRUSELAS, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) ha dictaminado este jueves que los controles de pasaporte y del permiso de residencia que las empresas de autocares se ven obligadas a realizar a los pasajeros que viajan a Alemania desde otros países de la Unión Europea son ilegales, al ser contrarios a las normas que rigen en el espacio libre sin fronteras Schengen.

El caso se refiere al de las operadoras de viajes en autocar Touring Tours y Travel y Sociedad de Transportes establecidas en Alemania y España, respectivamente, que realizan rutas con destino a Alemania atravesando Países Bajos y Bélgica y que recurrieron a los tribunales alemanes las órdenes de la Dirección General de la Policía Federal alemana que les prohibió en 2014 la entrada por transportar a nacionales de terceros países sin el pasaporte y permiso de residencia exigidos.

El Tribunal Supremo de lo Contencioso-Administrativo alemán, al que ha llegado el caso, ha preguntado a la Justicia europea que aclare la situación al albergar dudas sobre la compatibilidad de esta obligación de controlar el pasaporte y permiso de residencia --que estipula el Derecho alemán-- en el espacio europeo sin controles Schengen.

En su sentencia de este jueves, el Tribunal de Justicia de la Unión ha acotado que los controles exigidos por la norma alemana son ilegales porque tienen un efecto "equivalente" a los controles fronterizos "prohibidos" en virtud del Código de Fronteras Schengen y se opone por tanto a la imposición de una multa coercitiva para las empresas de autocares y las órdenes de prohibición policiales.

Dado que los controles se realizan antes de cruzar la frontera --en el momento en que los viajeros suben al autocar antes de comenzar el viaje transfronterizo--, el tribunal con sede en Luxemburgo ha aclarado que constituyen inspecciones dentro del territorio de un Estado miembro, algo que está prohibido porque su único objetivo es obtener una autorización para entrar en el territorio alemán e impedir su entrada si no disponen de la documentación de viaje exigida.

Además, en su sentencia afea que la obligación de control tiene carácter "sistemático" y "general" para "todas" las líneas transfronterizas de autocar sin tener en cuenta el "comportamiento" de las personas ni "circunstancias que releven un riesgo de perturbación del orden público", mientras que el control de documentos no se efectúa cuando las líneas de autocar se limitan al territorio alemán, aunque cubran distancias iguales o superiores.