Publicado 12/04/2020 16:19CET

Turquía pide cadena perpetua contra 20 saudíes por su presunto papel en el asesinato de Yamal Jashogi

Homenaje a Yamal Jashogi
Homenaje a Yamal Jashogi - GETTY IMAGES / CHRIS MCGRATH - Archivo

MADRID, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Turquía pide cadena perpetua contra 20 saudíes por su presunto papel en el asesinato en 2018 del periodista Yamal Jashogi en el interior del consulado de Arabia Saudí en la ciudad turca de Estambul.

Fiscales de Estambul han presentado 117 páginas de documentos con las imputaciones, por las que se busca que sean condenados a cadenas perpetuas agravadas, según ha informado la agencia estatal turca de noticias, Anatolia.

Así, afirman que Mansur Ozman Abahusain, oficial de Inteligencia saudí, recibió orden de Ahmed bin Mohamed al Asiri para llevar de vuelta al periodista al país y matarle si se resistía, para lo que creó un grupo de 15 funcionarios destinados a llevar a cabo esta tarea.

Los fiscales han indicado que Abahusain dividió a este grupo en tres tareas, como Inteligencia, logística y negociación, al tiempo que acusan a Al Asiri y a Saud al Qahtani --muy cercano al príncipe heredero, Mohamad bin Salmán-- de asesinato deliberado a través de torturas.

Las autoridades turcas han solicitado la detención de los 20 sospechosos, cuya extradición ya se ha requerido al Gobierno saudí. Arabia Saudí se ha negado hasta ahora a colaborar con las pesquisas abiertas en Turquía, defendiendo sus propios procesos de rendición de cuentas.

En diciembre, un tribunal saudí condenó a ocho personas --cinco de ellas a muerte-- por el asesinato de Jashogi, al término de un proceso judicial del que salió absuelto Al Asiri. La Fiscalía había determinado que no había pruebas suficientes contra Al Qahtani.

Jashogi, un periodista crítico con la casa real saudí y que trabajaba para el 'Washington Post', desapareció el 2 de octubre de 2018 tras entrar en el consulado saudí en Estambul para gestionar unos documentos para poder casarse con su novia.

Allí, fue asesinado y descuartizado y su cuerpo fue sacado fuera del edificio, según la versión oficial que ofrecieron las autoridades saudíes, después del escándalo en torno a su desaparición y muerte a nivel internacional. Sus restos no han sido hallados por ahora.

El periodista, colaborador del periódico estadounidense 'The Washington Post', había criticado públicamente al príncipe heredero. El régimen saudí ha desvinculado a Bin Salmán del asesinato, a pesar de que expertos de la ONU han expresado sus dudas al respecto.

De hecho, la relatora especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard, que realizó una investigación del caso, dijo en junio de 2019 que las pruebas sugieren que Bin Salmán y otros altos cargos serían responsables del asesinato.

Para leer más