Tusk dice que si May pide más periodo de transición para facilitar el acuerdo del Brexit, la UE será receptiva

Donald Tusk
REUTERS / CHRISTIAN HARTMANN - Archivo
Actualizado 24/10/2018 13:39:35 CET

BRUSELAS, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

Acusa a los promotores del Brexit de ser los responsables de la vuelta de la frontera irlandesa y avisa de que "no hay garantías" de solución

El presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, ha asegurado este miércoles que los líderes de la Unión Europea a 27 recibirían "positivamente" una petición formal para alargar el periodo transitorio tras el Brexit si así lo pidiera la primera ministra británica, Theresa May, para desbloquear las negociaciones sobre las condiciones del divorcio, encalladas por las diferencias sobre la solución para la frontera irlandesa.

"Si Reino Unido decide que una prórroga tal sería útil para alcanzar un acuerdo, estoy seguro de que los líderes estarían dispuestos a considerarlo positivamente", ha expuesto Tusk ante el pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia), en donde se ha debatido sobre la última cumbre de jefes de Estado y de Gobierno europeos.

El exprimer ministro polaco ha dejado claro que fue May y no sus socios comunitarios quien planteó la posibilidad de esta prórroga, cuando se dirigió a los líderes el pasado miércoles para defender las posiciones negociadoras de Londres, antes de que el resto de líderes analizaran sin ella el estado de las conversaciones y las perspectivas de un acuerdo ordenado.

La oferta que hay sobre la mesa plantea un periodo transitorio de 21 meses a partir de la salida automática de Reino Unido de la UE, a finales de marzo de 2019, para dar tiempo a ajustarse a las condiciones de salida y evitar una ruptura abrupta.

La semana pasada, sin embargo, May planteó en Bruselas la posibilidad de sumar "algunos meses" a este periodo, como garantía de que habrá tiempo suficiente para diseñar una solución adecuada para la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte y no será necesario activar al plan de emergencia ('backstop' en la jerga comunitaria) para evitar la vuelta a los controles físicos en el Úlster.

El rechazo en Londres a este 'seguro' pensado por la UE a 27 para proteger los Acuerdos de Viernes Santo frustró un principio de acuerdo logrado hace casi dos semanas a nivel técnico, que finalmente no logró el aval político e hizo que la cumbre de octubre concluyera sin concretar la cumbre de noviembre con la que se quería sellar el pacto de salida.

"Quedó claro por parte de Reino Unido que se necesita más tiempo para encontrar una solución concreta. Por ello no hay otra opción que continuar con las conversaciones", ha indicado Tusk.

SIN GARANTÍAS DE SOLUCIÓN

Al cierre del debate, Tusk ha retomado el asunto de la frontera irlandesa para acusar a quienes promovieron el 'sí' en el referéndum para abandonar la Unión Europea, apodados 'brexiters', de ser los únicos responsables del riesgo de que haya que reintroducir una frontera "dura" en la isla irlandesa.

"Queremos evitar la frontera dura en Irlanda, pero no hay garantías de que podamos hacerlo", ha explicado el presidente del Consejo, quien después se ha dirigido al que fuera líder del euroescéptico UKIP, Nigel Farage, para reprocharle que la responsabilidad recae en quienes como él defendieron el divorcio con la UE.

"El Brexit es de facto una decisión política para restablecer la frontera entre Reino Unido y la UE. El Brexit es un proyecto para separar a Reino Unido de la UE, no sé cuál será el resultado de las negociaciones, pero sí sé que los 'brexiters' son 100% responsables de traer de nuevo el problema de la frontera", ha zanjado.

El portavoz de la Eurocámara para el Brexit y líder de los Liberales europeos (ALDE), Guy Verhofstadt, por su parte, ha avisado de que aunque los avances permitan decir que hay un acuerdo "al 90 %, 95 % o incluso al 99 %", el Parlamento Europeo lo verá como un "0 %" hasta que no se garantice una solución para la situación irlandesa que "asegure plenamente" los Acuerdos de paz.