Actualizado 15/05/2007 20:54 CET

UE.- La CE lanza programas de investigación público-privados centrados den medicamentos y 'ordenadores invisibles'

BRUSELAS, 15 May. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea presentó hoy las dos primeras Iniciativas Tecnológicas Conjuntas que se ponen en marcha dentro del séptimo Programa Marco de Investigación, y que se centrarán en sistemas informáticos incorporados (los denominados 'ordenadores invisibles') y medicamentos innovadores. Estos programas de investigación se basan en una asociación sin precedentes a escala europea entre los sectores público y privado.

La primera iniciativa, Artemis, tiene como ámbito de aplicación los sistemas incorporados que, en la actualidad, controlan el funcionamiento de todo tipo de máquinas, desde los automóviles y los aviones a los teléfonos, o desde las redes de energía y las fábricas a las lavadoras o los televisores.

Según las previsiones, en 2010 existirán más de 16.000 millones de dispositivos incorporados y, en 2020, más de 40.000 millones. En 2010, esos chips invisibles representarán entre el 30% y el 40% del valor de los nuevos productos de ciertos sectores: un 41% en la electrónica de consumo, un 37% en las telecomunicaciones, un 36% en la automoción, y un 33% en los equipamientos médicos

En Artemis participan empresas como Philips, Thales, Nokia o Daimler. Su presupuesto global es de 2.700 millones de euros. El 60% del mismo vendrá de la industria mientras que la Comisión aportará 420 millones durante los 7 años de duración, y los Estados miembros interesados --Finlandia, Hungría, Italia, Países Bajos, Eslovenia y Portugal-- otros 800 millones.

La segunda iniciativa, IMI, relativa a los medicamentos innovadores, apoyará el desarrollo de nuevos conocimientos, instrumentos y métodos para la producción de medicinas más eficaces y seguras con mayor rapidez. En el marco del programa, se invertirán 2.000 millones de euros a lo largo de siete años. La contribución de la Comisión, cifrada en 1.000 millones de euros, se destinará íntegramente a las pequeñas y medianas empresas y a las universidades de forma que unas y otras puedan investigar en ámbitos que sean de utilidad para el sector farmacéutico.

Las grandes empresas harán una aportación idéntica a la de la Comisión y colaborarán con las PYME y las universidades. Así pues, la IMI contribuirá al incremento de la inversión privada en I+D, a una transferencia más eficaz de conocimientos entre la universidad y la empresa, y a la participación de las pequeñas empresas en la investigación europea.

Aunque los niveles de financiación pública de las Iniciativas Tecnológicas Conjuntas son bastante elevados, se pretende que estas nuevas iniciativas de investigación sean lo más rápidas, flexibles y sencillas posible. Los gastos generales serán reducidos, situándose entre el 1,5% y el 4% del presupuesto total. Las iniciativas se llevarán a la práctica mediante empresas conjuntas que se establecerán a través de reglamentos del Consejo, de conformidad con la legislación comunitaria.