8 de abril de 2020
 
Publicado 19/02/2020 21:32:56 +01:00CET

La UE pide el fin "urgente" de la "escalada de violencia" en la capital de Libia

El líder del Ejército Nacional Libio, Jalifa Haftar
El líder del Ejército Nacional Libio, Jalifa Haftar - Angelos Tzortzinis/dpa - Archivo

MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, ha recalcado este miércoles que la "escalada de violencia" en la capital de Libia, Trípoli, debe llegar a su fin "con urgencia" y ha pedido a las partes que respeten la tregua que alcanzaron.

En un comunicado publicado tras los ataques ejecutados el martes por las fuerzas del mariscal de campo Jalifa Haftar contra el puerto y el aeropuerto de Trípoli, Borrell ha pedido a las partes que "eviten cualquier nueva acción militar y vuelvan al diálogo para encontrar una solución a la crisis en Libia".

"Tenemos que mantener el impulso creado por el proceso de Berlín y la adopción de la resolución 2510 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas", ha señalado.

Así, Borrell ha pedido que las conversaciones en Ginebra entre las delegaciones militares de ambas partes "se reinicien lo antes posible para que las partes avancen hacia una reducción de las tensiones y se comprometan con un alto el fuego sostenible".

"La UE ha estado y sigue estando firmemente comprometida en su apoyo al proceso de paz liderado por la ONU en Libia y a los esfuerzos del representante especial de Naciones Unidas, Ghasán Salamé, para aplicar la declaración de Berlín, como única salida a la crisis libia", ha remachado.

A última hora del martes, el Gobierno de unidad nacional de Libia, apoyado por Naciones Unidas, anunció que suspende su participación en las conversaciones militares en respuesta al ataque contra el puerto de Trípoli.

"Anunciamos la suspensión de nuestra participación en las conversaciones sobre las cuestiones militares que se celebran en Ginebra hasta que se tome una posición decisiva con respecto al agresor y sus violaciones", aseguró en un comunicado el Ejecutivo liderado por el primer ministro, Fayez Serraj.

El ataque contra el puerto coincidió con el inicio de la segunda ronda de negociaciones militares entre las dos delegaciones libias reunidas en Ginebra.

La Misión de Apoyo de Naciones Unidas en Libia (UNSMIL) ha manifestado en un comunicado su "enérgica condena" por el ataque de las fuerzas de Haftar en Trípoli, ha advertido de que ese bombardeo podría haber llegado a convertirse en un "auténtico desastre" si hubiera alcanzado a un buque cargado de gas y ha confiado en que se pueda reanudar el trabajo de la Comisión Militar Conjunta de Libia, que vela por el cumplimiento del alto el fuego.

Las fuerzas de Haftar, leal a las autoridades asentadas en el este de Libia, aseguraron haber atacado un barco que transportaba armas y municiones enviadas por Turquía al gobierno de unidad. En respuesta, el portavoz de la Presidencia turca, Ibrahim Kalin, negó que el ataque alcanzara el barco.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, anunció en enero el envío de tropas al país en apoyo al gobierno de unidad, con sede en Trípoli y encabezado por Serraj.

RESPALDO DEL CONSEJO DE SEGURIDAD

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la semana pasada una resolución en apoyo a las conclusiones de la conferencia Berlín, que incluyen un compromiso con el embargo de armas al país y el apoyo a los esfuerzos del jefe de la UNSMIL para impulsar un diálogo nacional para poner fin al conflicto.

El texto, redactado por Reino Unido y aprobado con catorce votos a favor de un total de 15 porque Rusia se abstuvo, pide a las partes que se comprometan con un "alto el fuego permanente en Libia, a la primera oportunidad, sin condiciones previas".

Por otra parte, la resolución 2510 también expresa su "grave preocupación" por la participación de "grupos terroristas" en el conflicto, además de por la intervención de "mercenarios" y muestra su alarma por el deterioro de la situación humanitaria en el país.

A principios de abril de 2019 las fuerzas de las autoridades asentadas en el este de Libia, bajo el mando de Haftar, pusieron en marcha una ofensiva para hacerse con Trípoli, donde tiene su sede el gobierno de unidad.

Además, Haftar anunció a mediados de diciembre el inicio de la "batalla final" y la "hora cero" por Trípoli y ordenó a sus fuerzas avanzar hacia la ciudad. En este contexto, sus fuerzas tomaron por sorpresa a principios de enero la ciudad de Sirte, en un duro golpe al gobierno de unidad.

Para leer más