Zapatero, Prodi y Sarkozy lanzan la 'Unión del Mediterráneo' "contra la guerra y la discriminación"

Actualizado 21/12/2007 0:08:19 CET

ROMA, 20 Dic. (EUROPA PRESS/G. Moreno) -

España, Italia y Francia dieron hoy el pistoletazo de salida a la 'Unión del Mediterráneo', que nace "de la Unión Europea (UE) y sirve para la UE" y para luchar "contra la guerra y la discriminación". Así lo anunciaron los jefes de Gobierno de España, Italia y Francia, José Luis Rodríguez Zapatero, Romano Prodi y Nicolas Sarkozy desde Roma, donde acudieron para consensuar las bases de este nuevo proyecto.

En su intervención, Zapatero hizo hincapié en la matriz europea de la nueva asociación, que "nace de tres países profundamente europeístas" y "nace de la Unión Europea y sirve para la Unión Europea", remarcó.

El presidente español hizo referencia al llamado Proceso de Barcelona, que "valoramos y apoyamos". Ahora, la Unión del Mediterráneo constituye una "una nueva etapa", un "nuevo impulso", que servirá para dar "energía política" a esta región y luchar por la "paz", "superar las desigualdades de la "pobreza" y hacer frente a los desequilibrios medioambientales. "Debemos mucho al Mediterráneo y debemos demostrárselo en este momento", remarcó.

Por su parte, Sarkozy aseguró que "el Mediterráneo debe ser un lugar para los europeos, para que puedan construir un futuro para Europa". "Hemos decidido que será un Mediterráneo unido, contra la guerra y la discriminación", destacó.

REUNIÓN JEFES DE GOBIERNO EN PARÍS

Asimismo, anunció la decisión conjunta tomada por Francia, España e Italia para convocar un encuentro de jefes de Estado y de Gobierno en París el próximo 13 de julio, antes de la reunión formal europea.

Los tres mandatarios se reunieron hoy en Roma para relanzar la cooperación político-económica con los países del Mediterráneo y cuyo objetivo será impulsar proyectos concretos con la implicación de las instituciones europeas.

Tanto el encuentro previo como la rueda de prensa con los periodistas empezaron con más de una hora de retraso debido a la tardanza de Zapatero. Tras un breve coloquio, los tres jefes de Gobierno atravesaron a pie las calles de Roma para desplazarse al cercano Templo de Adriano, donde tuvo lugar la conferencia de prensa. Al terminar, volvieron a Palazzo Chigi, donde asistieron a una cena de trabajo que servirá para aunar posiciones y perfilar los detalles de su nuevo proyecto.

La iniciativa de crear una nueva asociación la lanzó Sarkozy, quien habló de crear una Unión del Mediterráneo entre los países de la ribera sur de la UE y sus vecinos de la otra orilla y cuyo pistoletazo de salida sería la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que Francia ha previsto organizar el próximo junio en Marsella.

En concreto, Sarkozy había dicho que estaría compuesta por 25 países, los 22 ribereños del Mediterráneo junto a Portugal, Jordania y Mauritania, destacando su apertura a todos los socios de la Unión Europea (UE) que quieran participar.

España e Italia habían acogido favorablemente la propuesta, si bien pusieron el acento en que el proyecto tendría que enmarcarse dentro de la UE, exigencia que también expresó la canciller alemana, Angela Merkell, para quien toda cooperación reforzada entre algunos países comunitarios debe estar abierta a todos los miembros.

Esta misma mañana, fuentes del Gobierno italiano señalaron que la Unión Mediterránea no será una "alternativa a la Unión Europea, ni al Proceso de Barcelona ni a las negociaciones de adhesión de Turquía" sino que "complementará" las estructuras ya existentes.

Una de estas estructuras es el denominado Proceso de Barcelona, que fue impulsado por España y lanzado por la UE en 1995. Entre otras metas, se fijó la de crear un área de libre comercio en la región en 2010. Sin embargo, el proyecto no ha obtenido los resultados que se esperaban y necesitaría una actualización.

Por su parte, Zapatero había insistido ayer en que la nueva propuesta es "compatible" con el Proceso de Barcelona, y que, de hecho, se tratará de un "Proceso de Barcelona 'plus' con algún ambito más singular desde el punto de vista no sólo geográfico sino también temático, de contenido".