Actualizado 29/09/2021 17:54

¿Cómo se forma un delta de lava y sus riesgos?

Proceso de formación y hundimiento de un delta de lava
Proceso de formación y hundimiento de un delta de lava - USGS

Últimas noticias de hoy sobre el volcán de La Palma

MADRID, 29 Sep. (EDIZIONES) -

La lava expulsada por el volcán de La Palma ha empezado a formar ya un delta de lava frente a las costas de las isla, concretamente a la altura de la playa de Los Guirres, en su zona norte, donde se precipita de un acantilado de cerca de 100 metros de altura.

Según explica el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) este tipo de fenómenos entrañan riesgos que hay que tener en cuenta, razón por la que las autoridades han pedida a los habitantes de la zona que no se acerquen al lugar.

¿CÓMO SE FORMA UN DELTA DE LAVA?

La lava que entra en el mar crea un delta al irse acumulando la nueva lava sobre los framentos inestables de la lava que llegó antes y el fondo marino, que desciende desde la costa en pendiente.

A medida que la lava va fluyendo y el delta va penetrando en el mar y extendiéndose lateralmente, puede ocurrir que este nuevo terreno inestable se aposente o se hunda, si los restos de rocas que están más abajo ceden bajo el peso de la lava nueva, explica el USGS.

Este hundimiento del delta puede ocurrir de manera repentina o en el transcurso de un periodo de varias horas. El servicio geológico de EEUU recuerda que pese a las advertencias, el hundimiento de uno de estos deltas en Hawai en 1993 cogió a varias personas por sorpresa y un fotógrafo perdió la vida en el suceso.

LOS RIESGOS DEL HUNDIMIENTO DEL DELTA

La lava al entrar en el océano puede generar diferentes tipos de reacciones explosivas con el agua del mar. La más peligrosa, según el USGS, es aquella relacionada con el colapso de un delta de lava. La súbita mezcla de agua mariana, con roca caliente y lava con temperaturas de más de 1.000 grados centígrados puede lanzar piedra ardiendo hasta 250 metros de distancia.

El hundimiento del delta puede provocar también olas muy peligrosas tanto por la temperatura que puede alcanzar el agua como por la potencia de la ola.

Más información