Patricia Hernández, ante una expulsión definitiva de los dos concejales de Cs: "Eso no va a suceder"

Publicado 10/08/2019 11:11:33CET
Patricia Hernández, alcaldesa de Santa Cruz de Tenerife, siendo entrevistada por Europa Press
Patricia Hernández, alcaldesa de Santa Cruz de Tenerife, siendo entrevistada por Europa PressAYUNTAMIENTO DE SANTA CRUZ DE TENERIFE

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

Patricia Hernández cumple su primer mes y medio al frente del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y no teme que una hipotética expulsión definitiva de los dos concejales de Ciudadanos, a quienes aún les queda la Comisión de Garantías y Valores del partido y la justicia ordinaria, pueda hacer tambalear los cimientos de un pacto que logró poner fin a cuarenta años de gobiernos de Coalición Canaria: "Eso no va a suceder".

En una entrevista a Europa Press, la alcaldesa de Santa Cruz dice estar convencida de que la expulsión de Matilde Zambudio y Juan Ramón Lazcano, a quienes se les abrió expediente nada más votar a la candidata socialista, no se va a producir. "Eso no va a suceder. No sólo es que yo conozca las pruebas, sino que yo viví las reuniones con el comité de pactos y estoy segura de que ella [en alusión a Zambudio] tiene las pruebas suficientes para que eso no se produzca".

Patricia Hernández asegura que el comité de pactos de Ciudadanos, del que formaba parte Teresa Berástegui, la primera en anunciar la apertura del expediente de expulsión, "sabía que había acuerdo [entre PSOE y Cs]". Es más, si bien admite que el viernes anterior a su toma de posesión "pasaron muchas cosas", muchos eran conocedores del acuerdo. "A mí me llaman personas de Cs para felicitarme, no de esta isla, de otras. Me llama Guillermo Díaz Guerra, que ya ha dicho que se lo dijo la propia Teresa Barástegui, o el presidente del Partido Popular de Tenerife, Manolo Domínguez, porque también se lo habían dicho. Es decir, hay pruebas, testigos, documentos... Estoy segura de que eso [la expulsión] no va a suceder porque conocían que había un acuerdo y no recibieron orden al contrario".

Por eso, ni siquiera ha pedido asesoramiento jurídico al secretario del Ayuntamiento sobre lo que podría suceder si, finalmente, son expulsados y cómo podría afectar al grupo de gobierno. Hernández sostiene que están "concentrados" en otros asuntos: "No tengo tiempo para eso. Aquí en la casa no se habla de eso porque damos por hecho que no va a suceder y estoy segura porque yo conozco las pruebas, las he vivido y las aportaré en el caso de que me llamen. Es que lo ha dicho hasta el portavoz del Partido Popular: aquí ni trampa, ni cartón. Lo conocían de antes y se actuó en consecuencia con los principios, instrucciones y ofertas electorales de Ciudadanos".

UNA SEMANA MÁS.

Durante la campaña, Patricia Hernández siempre dijo claro que ganaría las elecciones y que iba a poner fin a cuarenta años de Coalición Canaria. Lo segundo lo logró, pero no lo primero: "Me faltó una semana o un debate. Nosotros pasamos de cuatro concejales a nueve. No está nada mal. No hay partido en Canarias, en ningún municipio, que haya subido lo que subió el PSOE en Santa Cruz. Nadie. Y no sé si de España. Y es verdad que nuestros adversarios subieron, no como nosotros, pero subieron".

La explicación de no haber ganado esas elecciones la encuentra en que se polarizó la campaña entre los que querían continuidad y los querían cambio: "Había muchos que competíamos en el campo del cambio. Todas las fuerzas políticas, excepto Coalición Canaria, estábamos jugando en el campo del cambio: Ciudadanos, Sí se Puede, Podemos, Nueva Canarias, Partido Popular... En el campo de la continuidad sólo había uno, que es Coalición. Es verdad que cuando tienes muchos jugadores, la gente opta, y luego tenía poca coherencia que los que habían ofertado cambio a los ciudadanos se quedaran con continuidad".

Pese a todo, Patricia Hernández logró convertirse en la primera mujer alcaldesa de Santa Cruz, un hecho histórico, pero también en una toma de posesión que tardará en olvidarse por lo sucedido con los dos concejales de Cs. Hernández cree que, más que eso, lo que se recordará es que después de cuarenta años hubo una alternancia en Santa Cruz. "Eso es lo que se recordará y, a partir de ahí, las tensiones del cambio. Las hay cuando esos cambios se producen después de ocho años y, sobre todo, después de cuarenta. Es normal. Hay gente que no está acostumbrada a una posición en la que estaba su partido cuando nació. Cuando el señor exalcalde [José Manuel Bermúdez] nació, su partido ya gobernaba en Santa Cruz".

En su opinión, "lo que pasó fueron las tensiones propias de un cambio de esa naturaleza, no porque yo fuera mujer, que también, sino porque un partido distinto a Coalición Canaria ostenta la Alcaldía de Santa Cruz. Esos cambios nunca son fáciles, si no otros lo hubieran producido antes. No hay que olvidar que Cristina Tavío le ganó las elecciones a José Manuel Bermúdez en 2011".

"ABOCADO AL CAMBIO".

Al igual que hicieron Matilde Zambudio y Juan Ramón Lazcano, Patricia Hernández afirma que también hubiera sido fiel a sus principios, aunque su partido le hubiera ordenado en el último momento que tendría que pactar con Coalición Canaria. "Mi partido sabía que eso no era posible. Yo me había comprometido y los órganos del partido se habían comprometido conmigo a que cualquier movimiento que pasara por Santa Cruz iba abocado al cambio y que no había forma de torcerlo. Incluso, estando aquí Pedro Sánchez dije que ningún voto que fuera al PSOE de Santa Cruz haría alcalde a Bermúdez. Por tanto, nosotros hemos sido coherentes y yo no me planteo de ninguna forma que mi partido me hubiera pedido algo distinto a lo que ofertamos a los ciudadanos".

Para la alcaldesa, "resulta curioso que esto se vea como raro, es decir, que los partidos y los candidatos sean coherentes con lo que ofertan a los ciudadanos es lo que parece que se pueda estar cuestionando y no tiene sentido. Desde luego, yo estaba muy tranquila y cuando me decían que iba a tener que pactar con Coalición, yo les decía que de ninguna forma y no era una pose. He actuado en conciencia. Yo sabía que si había continuidad, desde luego no pasaba por el PSOE de Santa Cruz. Nuestro compromiso era de cambio. Además, nunca hablamos de una alianza de izquierda porque sabíamos que tenía que ser transversal, por lógica sociológica y por historia. Nos comprometimos con pactos transversales de cambio y eso es lo que hemos hecho, todos, con mucha responsabilidad".

En la toma de posesión de Patricia Hernández se hizo evidente que tras el 26M siempre existió un pacto PSOE-Cs, si bien éste nunca se hizo público: "Cuando llegamos al Ayuntamiento, los concejales, que son los que votan a la alcaldesa, sí lo conocían y desde luego me comprometo a cumplir el programa que ofrecí a los ciudadanos. No podemos decir que haya nada oculto porque son programas con los que nos comprometimos los concejales. El acuerdo es el programa de gobierno y, por tanto, es conocido por los ciudadanos. Si se hubiera producido antes, usted sabe como yo que no se hubiera producido el cambio".

MANO TENDIDA.

Dentro de poco tocará empezar a preparar los presupuestos de 2020 y la alcaldesa no teme que Sí Podemos pida medidas que para el PSOE o para su socio de gobierno sean imposibles de cumplir. En cualquier caso, reconoce que le gustaría que los presupuestos los votasen los 27 concejales y considera que es obligación de todos ellos aportar, también de quienes han tenido la responsabilidad de regir el destino de Santa Cruz durante los últimos cuarenta años, en alusión directa a CC. "Yo no voy a desechar ninguna propuesta en positivo que beneficie a la ciudad de Santa Cruz. Por parte del equipo de gobierno, mano tendida a todos los concejales".

"Los que intentan ser alternativa, porque también tienen sus propios problemas internos y ahí están todavía en peleas internas, esperamos que pronto se pongan a trabajar por Santa Cruz. Es verdad que cuando los partidos se van y reciben esos golpes no esperados, tienen que dedicar un tiempo a sus cuitas internas que esperamos sea corto", concluye Patricia Hernández.

Contador