Actualizado 14/02/2009 13:14 CET

Unicef Canarias sostiene que niños en cayuco son "una minucia" comparado con los que "se quedan por el camino" en África

Castro considera que "la crisis es una oportunidad para que la gente reflexione y piense qué puede hacer por los demás"

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de Unicef en Canarias, Nereida Castro, afirma que los niños que llegan al archipiélago en cayuco o patera tras abandonar su hogar son "una minucia" en comparación con los que "se quedan por el camino" en África y no llegan a subirse a ninguna embarcación.

La presidenta regional de este organismo amparado por Naciones Unidas para centrar sus esfuerzos en la infancia, aseguró, en una entrevista concedida a Europa Press, que las islas están "bombardeadas por la prensa" en relación al fenómeno de los menores inmigrantes que huyen de sus países en barcazas, "pero eso es una minucia en comparación de los niños que se pierden en África antes de poder llegar al cayuco".

"De eso nunca se habla", cuestionó Castro, que se refirió especialmente a niños que no han sido inscritos y que "no existen" en las estadísticas de países africanos, donde se produce un "movimiento impresionante" de menores que carecen de derechos.

En este sentido, añadió que "la mayoría se queda en tierra porque desde el punto de origen al punto de costa donde cogen los cayucos puede suponer atravesar países". "Lo que llega aquí es una mínima parte", apostilló la presidenta de Unicef regional, que resaltó la labor de ésta y de otras organizaciones para que los niños puedan desarrollarse en sus propios países.

Incidió en que para Unicef "prima el menor y su situación por encima de intereses partidistas". "El interés del menor para Unicef es siempre lo más importante", señaló la representante de la organización en las islas, que arrancó con Amigos de la Infancia en 1973 en Gran Canaria y, luego, en Tenerife en el año 1975 hasta que se unificaron ambos comités en 2005.

Castro explicó que la labor de la entidad en Canarias es de recaudación y sensibilización y desarrollo de actuaciones de cooperación. Ante ello destacó la campaña recaudatoria de Navidad a través de tarjetas de felicitación, los donativos y la colaboración de los 6.000 socios que hay en las islas y que se han convertido en el primer medio de recaudación. Añadió que Unicef Canarias está tratando de negociar una nueva línea de justificación de gastos con el Gobierno de Canarias.

En cuanto a la pasada campaña navideña, comentó que en la provincia de Santa Cruz de Tenerife bajó "un poco" la recaudación, que, no obstante, se mantuvo en Las Palmas.

EN MOMENTOS DIFÍCILES "LA GENTE ES MUY SOLIDARIA, AUNQUE PAREZCA MENTIRA"

"En momentos de crisis la gente es muy solidaria también aunque parezca mentira; ha habido empresas que nos han respondido divinamente y hemos contado con la aportación de cabildos y ayuntamientos y el Parlamento de Canarias en la compra de tarjetas que apoyan, así, nuestra labor en el archipiélago", aseguró.

En su opinión, "la crisis es una oportunidad para que la gente reflexione y piense qué puede hacer por los demás". "Esto es una crisis que vamos a tener que ponernos todos a una y la gente se dé cuenta de una circunstancia privilegiada que ha tenido y que, si ahora nos tenemos que apretar el cinturón, cómo será en esos países donde un niño no se puede llevar un vaso de agua a la boca porque significa la muerte, o donde un niño no sobrevive a los primeros días de su vida", aseveró tajante Castro.

De este modo, animó a la ciudadanía a que reflexione y valore su "situación privilegiada". Además, agradeció las aportaciones de socios o voluntarios, que han permitido a Unicef trabajar sobre el terreno en 155 países y territorios para ayudar durante 60 años a los niños a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia.

Asimismo, planteó que la crisis se refleja también en un plan de acción de Unicef en las islas "muy austero" para este año. "Habrá un recorte en el presupuesto, pero no se ha recortado ninguna actuación", matizó.

PROYECTOS DE SENSIBILIZACIÓN EN CENTROS EDUCATIVOS

Por otro lado, Castro hizo especial hincapié en los proyectos de sensibilización que Unicef lleva a cabo en centros de enseñanza y en universidades canarias, la promoción de un programa de salud materno-infantil con apoyo a la lactancia en el Hospital Materno Infantil de Las Palmas de Gran Canaria a través de un convenio con la Consejería regional de Sanidad, así como un convenio con Casa África a través del plan 'Gotas para Níger' y actuaciones en el Foro Canario de la Infancia.

A su juicio, hay que intentar inculcar en los niños el mensaje de que "tienen que ser solidarios y hacerles ver que son personas privilegiadas y que tienen todas las necesidades para desarrollarse, que en otros países no existen". Castro criticó que hasta ahora "no se ha sabido trabajar en valores", al tiempo que incidió en que "es muy importante la labor de padres y profesores" en la educación de los pequeños.

En cuanto a la polémica en torno a la asignatura Educación para la Ciudadanía, Castro señaló que estaría bien "siempre que el programa esté adecuado a lo que los niños necesitan". A su entender, "hay que dar unas pautas a los niños cuando empiezan a crecer".

"Los niños tienen referencias como la televisión y los videojuegos que a lo mejor no son las adecuadas y tenemos que empezar por los centros de enseñanza, que tienen todos los mecanismos pero que muchas veces les es imposible ponerlos en marcha, además de que también el entorno familiar influye muchísimo en los niños", indicó.

Castro enfatizó que en Canarias "la sociedad ayuda a mantener los programas de Unicef con sus donaciones, mientras que la labor del organismo es ayudar a concienciar a la ciudadanía y las instituciones de las necesidades que existen en esos países en vías de desarrollo".

A este respecto, la presidenta regional aludió al Informe del Estado Mundial de la Infancia de 2009, que constata que las mujeres de los países menos adelantados del mundo tienen 300 veces más posibilidades de morir durante el parto o debido a complicaciones derivadas del embarazo que las mujeres de los países desarrollados, según el último informe de Unicef. Al mismo tiempo, los niños nacidos en un país en desarrollo tienen 14 veces más probabilidades de morir durante su primer mes de vida que un niño nacido en un país industrializado.

Del mismo modo se refirió el Informe de Acción Humanitaria 2009 de Unicef que cifra en más de 700 millones de euros las necesidades de niños, niñas y mujeres afectados por situaciones de emergencia en 36 países.