Las actividades de la Semana Mundial de la Arquitectura concluyen con la visita a la Casa Palacio del Marqués de Legarda

Actualizado 03/07/2015 1:48:41 CET

LOGROÑO, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las actividades de la Semana Mundial de la Arquitectura concluyen este viernes con la visita guiada a la Casa Palacio del Marqués de Legarda, sede del Colegio de Arquitectos de La Rioja.

Los interesados en conocer el interior de este edifico pueden hacerlo acercándose este viernes a la sede del Colegio de Arquitectos, en la calle Barriocepo, a las 10,30 y a las 12 de la mañana.

Con esta visita, que estará guiada por Alfonso Samaniego, decano del COAR, finalizan las actividades organizadas por la Fundación Cultural de los Arquitectos de La Rioja para celebrar la Semana Mundial de la Arquitectura.

La celebración de esta Semana ha permitido a un gran número de ciudadanos, bastantes más de los previstos, conocer con detalle algunos de los edificios más emblemáticos de Logroño de la mano de arquitectos expertos que han participado en algún momento de su proceso constructivo o de conservación.

HISTORIA DEL EDIFICIO DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE LA RIOJA

La casa que hoy podemos contemplar, en la Calle Barriocepo, nº 40, es del siglo XVIII, aunque es muy probable que existiese ya en el siglo XVI, según algunos elementos arquitectónicos del edificio, como las bóvedas de cañón de sus bodegas o la escultura de la portada (copia del original), aunque no se ha podido confirmar documentalmente esta hipótesis.

Las fachadas principal y posterior se organizan en planta baja y dos alturas. La planta baja es de sillería de piedra arenisca isódoma a soga y las dos plantas superiores de ladrillo enlucido, con apertura de amplios balcones de hierro forjado. La fachada principal da a la calle Barriocepo y la fachada posterior a un espacioso jardín que se prolonga hasta la Calle del Norte.

Actualmente es una casa-palacio sin medianeras, por lo que conserva sus cuatro fachadas. En la planta baja de la fachada este hay una reja en jaula, con balaustres anillados y doble abultamiento central, reutilizada en la restauración.

La planta baja de la fachada principal presenta dos puertas de acceso a la vivienda de diferente tamaño. Son puertas adinteladas con marco de placas de oreja. Sobre la puerta principal se ubica una hornacina con una imagen de 'La Virgen con el Niño', copia de la talla original de madera que se conserva en el interior y que estilísticamente podemos fechar hacia el año 1500.

La segunda puerta situada al oeste de la fachada, tras la restauración del edificio, ha quedado exenta y sirve de acceso al pasaje o calleja abierta en la parte del solar de esta casa.

En su interior tiene un amplio espacio intermedio que sirve de acceso al resto de las estancias de las plantas, zaguán o portalón, espacio cuadrangular que presenta a derecha e izquierda dos puertas que sirven de acceso a sendos espacios, cuadrangulares pero de menor tamaño.

En el espacio situado a la izquierda se encuentra el acceso a las dos bodegas que conserva la casa y, en el muro sur de este espacio, hay un vano que se corresponde con el existente en la planta baja de la fachada y que tiene dintel formado por un arco capialzado. El espacio situado a la derecha del zaguán de entrada permite ver la puerta de mayor tamaño de la fachada.

La escalera barroca ocupa el espacio central del solar edificado, con amplios descansillos que facilitan el acceso a los diferentes pisos. La iluminación que recibe es cenital a través de una cúpula ovalada sobre pechinas, que presentan decoración en su interior, de pilastras de fuste cajeado. Probablemente esta cúpula pudo estar rematada, en origen, por una linterna. Debajo de la cúpula, en los muros norte y sur se abren dos óculos.

La escalera tiene una barandilla de rejería con pasamanos de madera. Sus balaustres presentan, en la parte inferior, representación de cabezas humanas más pequeñas, con cuerpos formados por motivos vegetales. El balaustre es anillado en el centro, con abultamiento a ambos lados, decorados con hojas. El primer balaustre de la escalera es de mayor tamaño que el resto y adopta la forma de una columna con basa decorada por motivos geométricos, fuste más estrecho en su mitad superior, con mezcla de motivos vegetales y acanalados y capitel formado por motivos vegetales.

Probablemente esta rejería sea del siglo XIX. En el rellano del primer y segundo piso hay decoraciones de yesería con formas mixtilíneas y una cornisa sobre la que apean los arcos rebajados que permiten el acceso a los lados norte y sur de la casa.

Dos bodegas que conserva la casa, de las que podemos destacar la amplitud de sus bóvedas de cañón, así como la disposición de grandes losas de piedra en el techo del pasillo que comunica ambas.