Publicado 12/04/2021 17:00CET

Condenado a 11 años y 6 meses de prisión un joven por asesinato en grado de tentativa

Archivo - Palacio de Justicia de La Rioja
Archivo - Palacio de Justicia de La Rioja - EUROPA PRESS - Archivo

   LOGROÑO, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La Audiencia Provincial de La Rioja ha condenado a 11 años y seis meses de prisión al joven que fue juzgado el pasado 15 de febrero por acuchillar repetidamente a un hombre que habitaba el domicilio donde había entrado de manera ilícita. El Tribunal le considera autor de un delito de asesinato con alevosía en grado de tentativa por el que le condena a 10 años de cárcel y de un delito de allanamiento de morada por el que le impone 1 años y 6 meses de prisión y 1.440 euros de multa.

   El Tribunal, sin embargo, le absuelve del delito de robo al no haber sido suficientemente acreditado en la vista oral. También se acuerda en la sentencia el pago de 20.075 euros de indemnización a la víctima.

   La Audiencia Provincial considera probado en su sentencia que el 13 de marzo de 2019 el acusado, junto a otro joven menor de edad, accedió al patio interior de unas viviendas de Logroño a través de otra que se había ocupado de manera ilegal. Cuando se encontraban en el patio interior, el menor vio una bicicleta en uno de los domicilios y se apoderó de ella. Al pisar un techo de uralita, este cedió y el menor cayó junto con la bicicleta. El ruido alertó a un vecino y huyeron de lugar.

   Horas después el acusado volvió al patio interior. Justo encima del lugar donde había caído la bicicleta había una vivienda por cuyo balcón el condenado decidió entrar. Cuando se percató de que había alguien en el domicilio, se dirigió a la cocina, cogió un cuchillo y entró en la habitación donde se encontraba un hombre durmiendo. Se abalanzó sobre él de manera sorpresiva y le asestó múltiples cuchilladas. Afortunadamente la víctima pudo zafarse de su agresor, que rápidamente escapó de la casa.

   El condenado salió a la calle donde fue interceptado por agentes de la Policía Local al ver que estaba descalzo, con manchas de sangre en la ropa y una toalla enrollada en la mano, también manchada de sangre. El joven, en primer lugar, explicó a los agentes que había sido víctima de un atraco. Cuando se dio cuenta de que esa versión no convencía a los agentes, les dijo que había tenido una pelea con su compañero de piso, el cual lo corroboró cuando los agentes se personaron en la vivienda. Al día siguiente el acusado fue detenido por efectivos de la Policía Nacional, que tras pasar a disposición judicial ingresó en prisión.

Para leer más