Los desempleados mayores de 55 años ya representan el 22% en La Rioja, frente al 7% de hace una década

Publicado 23/06/2019 11:08:55CET
Servicio Riojano de Empleo, paro
EUROPA PRESS - Archivo

   LOGROÑO, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Los desempleados mayores de 55 años ya representan el 22% en La Rioja, frente al 7% de hace una década, según el informe '#TuEdadEsUnTesoro: mayores de 55 años en el mundo laboral', que, por undécimo año consecutivo, ha presentado la Fundación Adecco.

   Se trata de un estudio cuyo propósito es visibilizar y generar conciencia sobre las grandes dificultades que siguen encontrando los profesionales más senior para acceder al mercado laboral y conservar su empleo.

   Este trabajo recoge sus conclusiones de una encuesta, confidencial y anónima, a 160 profesionales de Recursos Humanos, de cara a identificar sesgos inconscientes y actitudes discriminatorias, combinada con otra encuesta a 600 desempleados mayores de 55 años, utilizando como contexto los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

   Así, se desprende del informe que los desempleados mayores de 55 años tienden a incrementar su proporción sobre el total de parados, tanto a nivel nacional como en La Rioja. En una retrospectiva con respecto a hace 10 años, se observa cómo entonces representaban un 6,8% del total de parados, mientras que hoy el porcentaje se incrementa al 22%.

   En cifras, en el año 2009, había en la comunidad 1.200 parados mayores de 55 años, de un total de 18.300 desempleados, por lo que suponían el 6,8 por ciento. En 2019, esta cifra ha ascendido a las 3.800 personas, mientras que el total de parados ha bajado -a 17.300- por lo que el porcentaje ha subido hasta el 22 por ciento.

   Probablemente la principal razón que subyace a este fenómeno es el envejecimiento poblacional. La Rioja ha alcanzado su máximo histórico del índice de envejecimiento, registrando un 133% en 2018 frente al 121% de hace una década y que apunta a no dejar de incrementarse durante los próximos ejercicios.

   En términos generales, el descenso bruto de la tasa de natalidad en La Rioja (mientras que en 2007 nacieron 10,5 niños por cada 1.000 habitantes, en 2017 la cifra se redujo a 8,2), unido al incremento de la esperanza de vida (hoy de 84 años, frente a los 81 años de hace una década), son responsables de que la fuerza laboral senior tenga un peso cada vez mayor y que, por tanto, se incremente el grupo de profesionales sin empleo que van a parar a esta franja de edad.

   Sin embargo, también es significativa la cronificación del desempleo. Hay que destacar que muchos mayores pierden su empleo tras años en la misma empresa y se sienten desorientados a la hora de afrontar una nueva búsqueda, lo que alarga el tiempo que tardan en encontrar esa oportunidad laboral.

   Al mismo tiempo, una importante masa de seniors (fundamentalmente mujeres) siguen incorporándose al mercado laboral tras largos periodos de inactividad, para compensar los efectos de economías resentidas por los efectos a largo plazo de la crisis: devaluación salarial, disminución de ingresos y, en definitiva, pérdida de calidad de vida.

   Así, pasan de la inactividad al desempleo de larga duración, debido, en primer lugar, a las dificultades y el desconocimiento a la hora de reciclarse profesionalmente, así como a la discriminación que experimentan.

   Por tanto, no abandonan las listas del paro, sino que las van engrosando, acumulándose en las mismas cada nuevo ejercicio. Como muestra, un 65% de los desempleados mayores de 55 años es de larga duración, frente al 45% general.

   Según los datos de la EPA del primer trimestre de 2019, el 65% de los mayores de 55 años lleva más de un año en paro, cifra 20 puntos porcentuales superior a la media de todas las edades (45%).

   El informe de la Fundación Adecco confirma esta realidad y, además, ha querido profundizar en cuán extensas pueden llegar a ser estas situaciones de desempleo de larga duración.

   Para ello, se ha preguntado a los participantes en la encuesta por el tiempo que llevan en paro, obteniendo llamativos resultados. En primer lugar, la situación más habitual es la que podríamos llamar "cronificación del desempleo extrema".

   Así, un 43% de los encuestados supera los 4 años sin trabajar. Asimismo, un 11% lleva más de 2 años sin encontrar empleo y un 7% acumula entre 1 y 2 años en esta situación. Con ello, obtenemos que un 61% de los parados mayores de 55 años es de larga duración, cifra similar a la proporcionada por el INE.

Para leer más