Publicado 29/01/2020 13:14CET

Las dos fases del proyecto de vigilancia e intervención en el SAHEL formará a su conclusión a casi 1.700 gendarmes

Reunión proyecto de vigilancia e intervención en el SAHEL en Logroño
Reunión proyecto de vigilancia e intervención en el SAHEL en Logroño - EUROPA PRESS

   LOGROÑO, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Las dos fases del proyecto de vigilancia e intervención en el SAHEL (GAR-SI-SAHEL) habrán formado a su conclusión a casi 1.700 gendarmes (810 en la primera y 872 en la segunda) en la zona a la que se dirige que son Mauritania, Mali, Niger, Chad, Burkina Faso y Senegal, según ha señalado el general de división, Francisco Espinosa, que es a su vez director del proyecto.

   Espinosa ha dado a conocer este datos durante su intervención con motivo del Seminario de Coordinación del Proyecto, que se celebra este miércoles y jueves en la Unidad de Acción Rural de la Guardia Civil con sede en Logroño. En dicho proyecto también colaboran la Gendarmería francesa, el arma de Carabinieri de Italia y la Guarda Nacional Repúblicana de Portugal, desarrollándose íntegramente en francés, como lengua oficial del mismo y de los países receptores en África.

   En la reunión participan 12 coordinadores europeos de seis países y la dirección del proyecto, que van a analizar la primera fase y orientar la segunda. Ha indicado que "está dando buenos resultados", pero de cara a la próxima "se estudiarán las necesidades de las gendarmerías de estos países, así como cambiar algún tipo de formación, puesto que nos han pedido cursos de tiradores de elite, y se ha reforzado la formación en derechos humanos e igualdad de género".

   Ha recordado que está financiado por la Unión Europea con 66,6 millones de euros, de los que 41,6 millones son para la primera fase y 25 para la segunda, y busca la "formación de unidades especializadas, inspiradas en el GAR español, y desarrollarlas en los países del SAHEL".

   En este punto, Espinosa ha señalado que en la primera fase ya se han formado siete compañías que están destinadas en el terreno, mientras que en la segunda fase - iniciada en el mes de septiembre - con la creación de otras siete unidades.

   Ha destacado que tiene misiones "múltiples" que van desde la "policía de proximida, lucha antiterrorista, contra diferentes tráficos ilícitos, vigilancia de frontera o lucha contra la inmigración irregular", hasta el punto que "ya han dado resultados, porque son ya obstáculos para los terroristas y las mafias".

   El general de división también ha lamentado que "han sufrido varios ataques" como uno en Mali en la que murieron cinco componentes de la unidad, así como 20 terroristas, además de uno en Niger donde una sección del GAR-SI con 30 hombres tuvo que enfrentarse a más de 100 terroristas.

   Espinosa ha explicado que se está dirigiendo los proyectos al SAHEL, porque es una zona "donde las organizaciones terrorista están implantando su Ley", por lo que "la UE considera que la seguridad de Europa pasa por la seguridad del SAHEL". Ante ello, es una estrategia europea "la de ayudar a estos países a solucionar conjuntamente sus problemas para securizar la zona, y por tanto securizar Europa, ya que se han dedicado también esfuerzos para evitar que los jóvenes emigren hacia la UE".

   Finalmente, el general de división ha asegurado que "lo que hay que hacer es ganarse el corazón de la población, para que vean que es el Estado el que les soluciona los problemas, y no son los terroristas los que se lo solucionan".