La tercera fase de Vélez de Guevara culminará la remodelación de la calle en el segundo semestre de 2019

Calle Vélez de Guevara, una de las inversiones previstas
GOOGLE MAPS - Archivo
Actualizado 24/10/2018 13:10:05 CET

   LOGROÑO, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El Ayuntamiento de Logroño, en su sesión de este miércoles de la Junta de Gobierno Local, ha aprobado el expediente de contratación de la tercera y última fase de la remodelación de la calle Vélez de Guevara, de manera que toda esta vía podrá estar renovada para el segundo semestre de 2019.

   Como ha detallado esta mañana el portavoz del equipo de Gobierno municipal, Miguel Sainz, este tramo, comprendido entre las calles Torremuña y Duques de Nájera, contempla un precio de licitación de 811.560,41 euros. La previsión es que "las obras comiencen en los primeros meses de 2019 y se prolonguen durante ocho meses".

   Esta zona abarca una extensión de 215 metros lineales y comprende dos manzanas, divididas por la calle Huesca. En esta tercera fase "se da continuidad a las dos fases anteriores, manteniendo el esquema mixto de tráfico peatonal y rodado".

   De este modo, como ha apuntado Miguel Sainz, se da mayor protagonismo al peatón, con la ampliación de aceras que duplican su anchura, conservando una línea de aparcamiento y manteniendo un tráfico rodado lento, es decir, como Zona 30.

   El portavoz ha recordado que se trata de la tercera y última fase de una actuación que es fruto del proceso participativo iniciado a principios de 2016, en el que han participado de forma activa los habitantes de la zona (vecinos, comerciantes, hosteleros, colegios, colectivos,...).

   La calle Vélez de Guevara tiene una extensión de 520 metros de largo y 14 metros de anchura y va desde la calle Vitoria hasta Duques de Nájera. La primera fase se ejecutó en 2017, por un importe superior a los 500.000 euros, entre las calles Vitoria y Pérez Galdós.

   En 2018 se ha ejecutado el tramo entre Pérez Galdós y Torremuña, por un importe cercano a los 370.000 euros, y la tercera se culminará en 2019 en el tramo final, desde Torremuña hasta Duques de Nájera.

CALLE PESCADORES.

   Por otro lado, se ha adjudicado el proyecto de conservación y mejora de urbanización de la calle Pescadores, ubicada en el polígono Cantabria I, a la empresa Antis Obra Civil por un importe de 168.158,67 euros y un plazo de ejecución de tres meses, "por lo que estará para el mes de abril".

   Miguel Sainz ha recordado que este proyecto se enmarca en el Plan de mantenimiento de polígonos industriales de la ciudad, que se inicia este año, y ha contado con la participación de los integrantes de la Mesa del Suelo Industrial, Asociación de Industriales de la FER y las propias empresas asentadas en la calle.

   Ha apuntado el portavoz que "esta actuación es una demanda, principalmente de las empresas, para mejorar el acceso y circulación de camiones, ya que se encuentra muy deteriorada, con bordillos irregulares, pavimento de calzada hundido, además de presentar grietas y socavones debido al paso de camiones pesados que transitan por ella".

   Las obras consistirán en el refuerzo y reparación del firme de calzada; la reducción de las dimensiones de la glorieta actual, que cierra la calle, para ampliar las aceras y crear una zona de aparcamiento de vehículos en batería; la reforma de aceras, remodelación de la red de sumideros y nueva canalización de alumbrado público, ampliación de la iluminación existente, adecuación de la jardinería de la glorieta y adecuación de la señalización vertical y horizontal.

CUBIERTA EN LAS NORIAS.

   Por último, la Junta de Gobierno ha aprobado el expediente de contratación de las obras de rehabilitación y reforma de la cubierta de la zona deportiva del Complejo Deportivo Municipal de Las Norias, en su segunda fase, que contempla un presupuesto base de licitación de 520.964,73 euros.

   Para el desarrollo de estos trabajos se estima un plazo de ejecución de cinco meses, con la previsión de que los trabajos puedan comenzar durante la primavera de 2019.

   El portavoz ha explicado que "Logroño Deporte transmitió la necesidad de intervenir en dicha cubierta por algunas deficiencias detectadas y dada su antigüedad y su exposición a la intemperie, lo que aconsejaba acometer trabajos de mantenimiento".

   Asimismo, ha añadido que "en los meses fríos se producen condensaciones en dicha cubierta que además de provocar oxidaciones en la estructura provoca el mojado de las pistas deportivas".

   "Dada la superficie total de la cubierta, de 9.800 metros cuadrados, se decidió repartir la obra en varias fases, la primera de la cuales se desarrolló a principios del año pasado, en la zona más al norte, cerca del edificio administrativo, actuando sobre una superficie aproximada de 2.600 m2 del total", ha detallado.

   En este sentido, al tratarse de una cubierta isostática y teniendo en cuenta que con la fase ya ejecutada el equilibrio de la estructura podría verse afectada por las nuevas cargas, es por lo que en el presente proyecto se pretende actuar en el total de la cubierta, que cubre una superficie de unos 7.200 m2.

   Las obras de esta segunda y última fase atenderán las siguientes demandas: rehabilitación de la estructura; rehabilitación y reforma de la cubierta y rehabilitación de los lucernarios.

   En la primera fase, los trabajos consistieron en la impermeabilización y pintado de la estructura además de la sustitución integral del lucernario situado sobre la zona de padel y tenis de la parte norte del área deportiva.

   También se procedió al cambio de los focos de las pistas de padel instalando una iluminación LED, siguiendo la firme apuesta del Ayuntamiento de Logroño por la eficiencia energética. Estos trabajos fueron adjudicados a la empresa Calidad, Organización y Vivienda por un importe de 148.199,99 euros.