Actualizado 13/04/2010 15:56 CET

Aumentan los expedientes por ruido en domicilios particulares en un 1.200% ya que la crisis traslada las fiestas a casa

La Delegada Ana Botella Durante La Presentación Del Balance
AYUNTAMIENTO DE MADRID

Centro sigue siendo el más ruidoso, seguido por Chamberí y Salamanca, al ser los distritos con mayor concentración de bares de copas

MADRID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

La crisis parece que ha trasladado las fiestas a las casas, motivo por el que entre 2008 y 2009 se produjo un aumento de un 1.208 por ciento en los expedientes sancionadores por ruido en domicilios particulares, como sostuvo hoy el equipo de la delegada de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella.

En concreto, se pasó de los 12 expedientes en domicilios por ruidos vecinales en 2008 (un 13 por ciento del total) a 157 el año pasado (un 47 por ciento). El resto de los expedientes abiertos corresponden en su mayoría a bares de copas, discotecas o salas de fiesta y, en un porcentaje menor, a locales comerciales y automóviles.

A los vecinos molestos se les puede aplicar la Ley del Ruido, con multas que pueden llegar a los 12.000 euros si superan en siete decibelios el valor límite permitido. Lo cierto es que esto no es lo frecuente ya que el Consistorio entiende estos ruidos como simples alteraciones en las relaciones de vecindad, por lo que puede llegar a multar con unos 300 euros, aproximadamente.

Por su parte, la delegada Ana Botella aseguró que el 94,4 por ciento de los madrileños soportan de día unos niveles de ruido inferiores a los límites establecidos en la legislación europea (65 decibelios). Ese porcentaje se reduce hasta llegar al 80 por ciento cuando se trata del horario nocturno, cuando la norma establece el límite en 55 decibelios.

Si el tráfico es uno de los caballos de batalla en la lucha contra el ruido, el otro es el provocado por el ocio nocturno. En este sentido, la edil recordó la puesta en marcha a mediados de 2008 de las patrullas conjuntas integradas por un Policía municipal y un técnico de Medio Ambiente.

Recorren las principales zonas de ocio las noches de los jueves, viernes y sábado. Su primer recorrido fue Centro, Chamberí y Salamanca, donde se concentran la mayoría de los locales de ocio, pero ahora también se encuentran en Tetuán, Moncloa, Carabanchel, Latina y Ciudad Lineal.

MULTIPLICACIÓN POR CUATRO DE LOS EXPEDIENTES

Gracias a su labor, plenamente operativa desde 2009, han aumentado los expedientes sancionadores llegando casi a multiplicarse por cuatro. De hecho, se pasó de los 323 expedientes con imposición de multas en 2008 a los 1.171 un año después. Esto se traduce en que las arcas municipales pasaron del 1,7 millones de euros ingresados en concepto de multas en 2008 a los 3,6 millones 365 días después.

El distrito Centro sigue siendo el más ruidoso de la capital, con 311 expedientes (27 por ciento del total), seguido por Chamberí, con 129 (11 por ciento) y Salamanca, con 98 (8 por ciento). A la cola se sitúan Villaverde, con 11 expedientes (1 por ciento) y Barajas, con 6 (1 por ciento).

Los bares de copas recibieron el año pasado 174 expedientes sancionadores mientras que las discotecas y salas de fiestas un total de 58. El incremento entre 2008 y 2009 en el primer caso es del 105 por ciento y en el segundo del 142 por ciento.