El Ayuntamiento de Madrid pedirá al juez que se investigue un delito de odio en el chat policial

Policía Municipal de Madrid
POLICÍA MUNICIPAL MADRID
Actualizado 04/12/2017 14:27:13 CET

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Madrid va a pedir al Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid que se investigue si pudo haber un delito de odio en los comentarios registrados por algunos integrantes de un chat policial donde se insultaba, entre otros, a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y a los inmigrantes

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes jurídicas, que han señalado que, además, el magistrado titular del Juzgado, Juan José Escalonilla, ya ha aceptado la personación del Ayuntamiento de Madrid en el procedimiento que investiga un posible delito de amenazas de tres policías municipales contra un delegado de CCOO en este chat.

Según han señalado las mismas fuentes, la posible causa por delito de odio entraría dentro del mismo procedimiento si finalmente el juez decide si hay caso --este mismo lunes toma declaración a tres agentes de la policía implicados--.

Aún no lo ha hecho puesto que, pese a que ya se encuentran dentro de sede judicial los tres agentes, no han comenzado sus declaraciones, previstas para la 13 horas de este lunes en los Juzgados de Plaza de Castilla.

Tras escucharlos, puede tomar la decisión de si los hechos son constitutivos de delito y si procede acordar medidas cautelares, como la orden de protección solicitada por el delegado sindical.

El chat, que aún sigue activo según CCOO, fue creado hace dos años para tratar el asunto del turno de noche del Cuerpo y lo componían unos 150 personas, cifra que ha quedado reducida hasta apenas 24. Todo comenzó tras los atentados en Cataluña de este mes de agosto, cuando un grupo de cinco o seis agentes comenzaron a ofender a Carmena por su posición sobre el conflicto catalán.

Fue un delegado sindical de CCOO, integrante de ese chat, el que les reprochó allí sus comportamientos. A partir de ese momento comenzó a recibir insultos y amenazas continuadas y fue expulsado de la conversación. Por todo ello, decidió interponer una denuncia ante el Juzgado de Guardia.

Ahora, el juez analizará los argumentos de defensa de los agentes, denunciados por un delito de amenazas pero no por uno de odio, según aclararon fuentes judiciales a Europa Press. La razón es que ningún particular u organismo ha formulado querella al respecto, por lo que no existe ningún procedimiento abierto por delito de odio. La Fiscalía tampoco ha actuado de oficio.

El Consistorio madrileño retiró el pasado 22 de noviembre el arma y la credencial a tres agentes, previsiblemente los mismos que serán interrogados este lunes en el Juzgado, y se les impidió la entrada a dependencias policiales. Además, se les ha impedido el acceso a los archivos informáticos y a cualquier base de datos de la Policía.