Carmena concluye la primera ronda de asambleas ciudadanas 'Un mes, un distrito' con más de 500 gestiones, 62% resueltas

Guillermo Zapata, Manuela Carmena y Nacho Murgui
AYUNTAMIENTO DE MADRID
Actualizado 05/11/2017 10:25:37 CET

MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, concluye el martes la primera ronda de asambleas ciudadanas de 'Un mes, un distrito', con más de 500 gestiones, en torno a un 62 por ciento de ellas resueltas. A estas cifras habrá que añadir la última parada de esta gira por los distritos, con Chamberí como protagonista.

Acompañada siempre por el segundo teniente de alcalde y delegado de Coordinación Territorial y Cooperación Público-Social, Nacho Murgui, la regidora recorre en una tarde el distrito, habla con sus vecinos, con sus comerciantes, con las asociaciones, con todo aquel que tiene algo que decirle, para después someterse a las preguntas de una asamblea ciudadana que siempre arranca igual: "No he venido aquí a hablar sino a escuchar".

Manuela Carmena cambia una vez al mes el despacho por las asambleas vecinales, algo inédito hasta ahora en el Ayuntamiento de Madrid, y lo hace escuchando desde críticas hasta felicitaciones y demandas, que se convierten en deberes para la alcaldesa. Es la puesta en práctica de la máxima de Ahora Madrid, 'gobernar escuchando'. El problema de la limpieza, la vivienda, la situación de trabajadores municipales, el transporte público... cualquier asunto que preocupe a la ciudadanía tiene cabida en estas asambleas vecinales.

Una de sus colaboradoras toma nota de todo lo que se le plantea para después buscar la solución: en 20 distritos recorridos se han recopilado 472 solicitudes vecinales, en las que no están incluidos los expedientes personales relacionados con vulnerabilidad social. De sumarlos se superarían con creces las 500 solicitudes, han informado a Europa Press fuentes cercanas a la alcaldesa.

El 62 por ciento de las gestiones realizadas han sido resueltas aunque ese porcentaje es realmente algo mayor ya que no se han incluido las del último 'Un mes, un distrito', celebrado en Villaverde.

De las gestiones con origen en las asambleas ciudadanas de 'Un mes, un distrito' están pendientes de valoración o resolución un 21 por ciento. Un 17 por ciento de las planteadas no proceden porque son competencia de otra Administración o porque ya existe en el Ayuntamiento el servicio o programa que se demanda.

Ejemplo de gestiones resueltas es el autobús directo de Barajas al Hospital Ramón y Cajal, una antigua reivindicación ciudadana que la alcaldesa se comprometió a solventar en su visita al distrito hace unos meses.

Otra gestión ya encarrilada es la del centro municipal de mayores Manuel Alexandre, en Ciudad Lineal. Su presidenta se quejó de las reducidas dimensiones del comedor, que obligaba a hacer tres turnos de comidas. Desde el distrito ya tienen el proyecto de ampliación de cocina y comedor, que se ejecutará en el 2018.

En Carabanchel, un representante de un colegio público se quejaba de que en los centros escolares de la zona se habían producido más de una veintena de robos en menos de dos meses. Desde Policía Municipal han informado de la instalación de medidas de seguridad, instalación de alarma y videovigilancia, mejora de cerramientos e intensificación de la vigilancia policial. Desde entonces no consta en el Ayuntamiento que se hayan vuelto a producir robos.

Carmena también ha gestionado la demanda de una vecina del distrito de Salamanca, que llevaba seis años presentando documentación para obtener la licencia con la que poder instalar un ascensor, una necesidad imperiosa dado que en la finca hay personas mayores que no podían salir a la calle sin él. Dos semanas después de la petición al distrito comunicaron a Alcaldía que ya tienen el informe técnico favorable.

Otra de las gestiones llevada a término fue el cambio de la puerta de entrada al parque infantil Luca de Tena, en Arganzuela, muy próxima a la carretera de la calle Tarragona. El cambio fue efectivo en agosto.

Por ámbito competencial, el 18,56 por ciento de las solicitudes se encuadrarían en los distritos; el 14,65 por ciento en Equidad, Derechos Sociales y Empleo; el 14,33 por ciento en Medio Ambiente y Movilidad; el 12,95 por ciento en Desarrollo Urbano Sostenible y el 5,53 por ciento en Salud, Seguridad y Emergencias.

El próximo martes no será una ilusión óptica si cualquier vecino de Chamberí cree ver a la alcaldesa esperando a cruzar en un semáforo o saliendo de una cafetería para recuperar fuerzas, de una escuela infantil o de cualquier lugar en el que alguien quiera hablar con ella. Lo hará acompañada por Nacho Murgui y por el concejal-presidente de Chamberí, Jorge García Castaño, que hará de anfitrión.

"Nadie pensaba que nos íbamos a meter por aquí pero he dicho 'vamos a callejear'", contó en la última visita, la de Villaverde. Y es que, en definitiva, cualquier rincón del distrito puede ser visitado por sorpresa por la alcaldesa para conocer de primera mano cómo están las cosas. Eso tumba aquellos comentarios que dicen que "se ha limpiado porque se sabía que iba a venir".

Puede que tampoco sea la última vez que ha estado pisando el distrito porque, como ella misma ha reconocido en otras sesiones, a veces va a visitarlos 'de incógnito', sin que aparezca en su agenda pública. Así pasó en Villaverde. "Concretamente lo hizo un sábado a las 7 de la mañana", recordó Murgui entre risas.

LA ALCALDESA LLAMA A TU PUERTA

Manuela Carmena siempre pide a los vecinos que le digan al Ayuntamiento cuáles son sus fallos y carencias. Así recordó que hace nueve o diez meses un vecino de Villaverde le comentó que su calle estaba siempre sucia. ¿Cuál fue la reacción de la alcaldesa? Plantarse en la puerta de este vecino un sábado para recorrer juntos la calle y ver en qué estado estaba.

Ella siempre se lleva deberes, demandas que le hacen los vecinos y que han de ser contestadas, pero también a veces los pone: en casi cualquier sesión de 'Un mes, un distrito' repite que la limpieza no es una cuestión de limpiar más sino de concienciación. "Si nadie tira una piel de plátano en el salón de su casa, ¿por qué tirar las colillas al suelo?", pregunta. En la última visita por los barrios de Madrid un grupo de jóvenes fumadores se llevaron, como apuntó la alcaldesa, "una regañina y tres ceniceros" portátiles.