Publicado 29/06/2018 16:32CET

Carmena y Garrido explican que las cocheras de Cuatro Caminos se reinstalarán "en otro sitio"

Ángel Garrido y Manuela Carmena
AYUNTAMIENTO DE MADRID

MADRID, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y el presidente de la Comunidad, Ángel Garrido, han explicado tras un almuerzo de trabajo que las cocheras de Cuatro Caminos se reinstalarán "en otro sitio".

Ayer la Junta de Gobierno, presidida por la alcaldesa, dio luz verde de manera inicial al Plan Parcial para desarrollar las Cocheras de Cuatro Caminos, en el distrito de Chamberí, un documento que establece las condiciones para garantizar la máxima permeabilidad peatonal, para lo que se adecuarán las rasantes de la futura zona verde y de las calles que la delimitan.

"Lo que decimos es que las cocheras se mantienen pero no en la ubicación actual. Estarán en otro sitio. Las cocheras como tal se volverán a reinstalar y serán objeto de un elemento de recuperación del patrimonio histórico de Madrid", ha declarado Carmena a la salida de la comida de trabajo que ha compartido con Garrido en un restautante de la Plaza de Santa Ana.

"Estamos viendo la posibilidad de trasladar pare de los elementos de las cocheras. Hay cosas que tenemos que solucionar en los próximos días", ha declarado el presidente autonómico.

Carmena y Garrido han retomado las comidas habituales entre Comunidad y Ayuntamiento para desbloquear así algunos asuntos que requieren de la participación de ambas administraciones. La próxima será ya después del verano, con la intención de que se repitan cada seis meses.

PLAN PARCIAL DE LAS COCHERAS

El plan parcial aprobado de manera inicial por la Junta de Gobierno incluye como elementos a proteger la embocadura del túnel, los restos de fachada de la casa Tuduri a la calle Esquilache y el cerramiento lateral de la nave-cochera a la calle Esquilache.

Este plan parcial ha sido promovido por Residencial Metropolitan S. Coop. Mad. El documento urbanístico cumple con las determinaciones impuestas por el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid al incorporar modificaciones respecto de la propuesta presentada anteriormente por la entidad.

Así, el Plan Parcial recoge las modificaciones planteadas a través de la Consulta Urbanística presentada por Residencial Metropolitan el pasado 17 de noviembre, y que ha sido examinada por la Comisión para la Protección del Patrimonio Histórico, Artístico y Natural (C.P.P.H.A.N.).

El documento establece las condiciones necesarias para garantizar que las soluciones de urbanización permitan la máxima permeabilidad peatonal, para lo que se adecuarán las rasantes de la futura zona verde y de las calles que la delimitan. Respecto de la propuesta inicial, este Plan Parcial rebaja la cota superior del parque en un metro y ajusta las rasantes de las calles perimetrales para posibilitar esa permeabilidad.

Recoge como condiciones vinculantes las alturas máximas de las 6 edificaciones previstas, que serán de entre 5 y 8 como máximo, a excepción de la torre prevista, que podrá alcanzar hasta 31 plantas. Para este edificio, la comisión establece como prescripción que, a fin de que sea más esbelta la edificación en altura, se reduzca la volumetría de la torre prevista.

En este sentido, la comisión ha solicitado que en el proyecto de edificación se tenga especial sensibilidad en el diseño de la torre en altura, dado que se encuentra en una zona de la ciudad consolidada y va a suponer un hito urbano con presencia desde muchas zonas de la ciudad.

El documento también establece cambios en algunas alineaciones oficiales fijadas en la Modificación del Plan General aprobada en 2014 y mejora la accesibilidad de la propuesta y condiciones de contorno de la instalación de Metro.

PROTECCIÓN

El Plan establece la protección de los elementos con valor patrimonial, uno de los compromisos que adquirió el Ayuntamiento para dar luz verde al proyecto. Aunque dentro del ámbito no existe ningún edificio catalogado, se ha tenido en cuenta la protección de tres elementos concretos existentes en la parcela y que no habían sido considerados por el Plan General de 1997.

Así, la Comisión establece como elementos a proteger la embocadura del túnel, los restos de fachada de la casa Tuduri a la calle Esquilache y el cerramiento lateral de la nave-cochera a la calle Esquilache. También se estudiará la posibilidad de trasladar la estructura de cubierta de las actuales cocheras a un emplazamiento adecuado para su conservación y para que la ciudadanía pueda conocer y disfrutar de este patrimonio industrial.

A partir de esta aprobación inicial del documento urbanístico, se abrirá un periodo de información pública de un mes durante el que se podrán presentar alegaciones al Plan Parcial. Una vez estudiadas, será elevado al Pleno del Ayuntamiento de Madrid para su aprobación definitiva.