Castaño defiende que la salud de las cuentas municipales ha mejorado cerrando 2017 con un superávit de 1.057 millones

El delegado de Economía del Ayuntamiento de Madrid, Jorge García Castaño
EUROPA PRESS
Actualizado 26/09/2018 12:37:45 CET

MADRID, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

El delegado de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Jorge García Castaño, ha defendido que la salud del Consistorio ha mejorado, como se demuestra con la cuenta general de 2017, que da un balance de un superávit de 1.057 millones de euros, a lo que se añade 445 millones menos de deuda.

   El Ayuntamiento de Madrid cerró el ejercicio 2017 con un superávit de 1.057 millones, 1.108 millones de remanente de tesorería, 445 millones menos de deuda hasta situarse por debajo de los 3.500 millones, un aumento del 5,41 por ciento del patrimonio neto hasta los 24.118 millones y, por segundo año consecutivo, todas las empresas municipales obtienen beneficios.

   Así se desprende de la Cuenta General de 2017, que engloba la contabilidad del Ayuntamiento de Madrid, sus organismos autónomos, las sociedades mercantiles de capital íntegramente municipal y las de IFEMA, a las que se unen, como información adicional, las cuentas de las empresas mixtas.

   Una vez pasado el periodo de información pública y tras ser aprobada en Pleno, la Cuenta General del Ayuntamiento se remite al Tribunal de Cuentas y a la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid.

   La liquidación del presupuesto arrojó un superávit final de 1.057 millones de euros y un remanente de tesorería de 1.108 millones. La cuenta del resultado económico-patrimonial consolidada se cerró con un resultado positivo de 1.432 millones de euros, de los que 1.416 millones de euros corresponden a la entidad dominante y 16 millones de euros a los socios externos.

   Los gastos de gestión ordinaria ascienden a 4.100 millones de euros y suponen el 72,63 por ciento de los ingresos de gestión ordinaria, que alcanzan la cifra de 5.645 millones de euros. La partida más importante de los ingresos es la de naturaleza tributaria y representa el 54,97 por ciento del total.

   La partida más destacada de los gastos de gestión ordinaria son los de personal, el 44,17 por ciento del total, mientras que los gastos relativos a suministros y servicios exteriores, tributos y amortizaciones constituyen el 47,40 por ciento.

   Esta cifra, al igual que ocurriese en los ejercicios anteriores, responde fundamentalmente a la cuenta de resultados del Ayuntamiento, que durante el ejercicio 2017 obtuvo unos beneficios de 1.278 millones de euros.

   Las empresas cien por cien municipales (Empresa Municipal de Vivienda y Suelo, Empresa Municipal de Servicios Funerarios y Cementerios, Empresa Municipal de Transportes y Madrid, Destino, Cultura, Turismo y Negocio) presentaron en 2017 unos resultados agregados positivos de 33,6 millones de euros, similares a los de 2016.

   Por segundo año consecutivo, todas las empresas municipales han obtenido beneficios mientras que en 2015 habían presentado un resultado agregado negativo de 4,8 millones de euros.

   Las empresas mixtas (Mercamadrid, Madrid Calle 30 y Club de Campo), por su parte, obtuvieron unos resultados agregados positivos de 65,3 millones de euros.

   La ratio legal de deuda viva sobre ingresos corrientes liquidados se situó en 2017 en el 73,69 por ciento, por debajo del 75 por ciento que la legislación contempla como límite a aplicar al régimen de endeudamiento en las entidades locales.

   En 2018, teniendo en cuenta las medidas consideradas en el PEF 2017-2018, la amortización de deuda prevista permitirá situar la ratio de deuda sobre ingresos corrientes en el 55,4 por ciento.

   La deuda en términos Protocolo de Déficit Excesivo (PDE) se ha situado por debajo de los 3.500 millones de euros, en 3.424 millones. Respecto a 2016, la deuda se ha rebajado en 445 millones de euros.

LA OPOSICIÓN

   Desde el Grupo Municipal de Ciudadanos, Miguel Ángel Redondo ha asegurado que este año es "el que menos se ha amortizado". Además, ha cargado contra el superávit del Consistorio, ya que se debe a "un ejercicio de manipulación" que "tiene que ver con el plan de reducción de deuda y la no ejecución de inversiones".

   "Nunca se habían recaudado tantas multas; el Ayuntamiento de Madrid pone una multa cada diez segundos", ha criticado, para añadir a continuación que "baja el gasto en programas de inmigración y baja en familia e infancia" mientras que sí hay un "enorme gasto en dinamizadores".

   La edil socialista Érika Rodríguez ha descrito como "tortuoso" el procedimiento de discusión de la Cuenta General. "El ejercicio de 2017 fue horrible por las vicisitudes de la política de estabilidad aplicadas de forma injusta sobre Madrid, que generaron un contexto de incertidumbre", ha criticado la socialista en referencia a las políticas del exministro Cristóbal Montoro.

   Rodríguez ha reconocido que Ahora Madrid "invierte más" pero que "hay que cumplir con esas expectativas" y "hay que estar a la altura de las mismas". "La presentación de resultados llega demasiado tarde como para haber dicho que han cumplido con las necesidades sociales", ha reprochado a la bancada de Ahora Madrid.

   Por su parte, Álvaro González (PP) ha indicado que estos son "los últimos presupuestos de la corta historia" de Ahora Madrid después de que la alcaldesa, Manuela Carmena, "firmara su defunción".

   Además, el 'popular' ha reprochado que este presupuesto nazca "con retraso, dando ligar a la primera prórroga presupuestaria que se recuerda en el Consistorio". "Su gestión ha sido un desastre, con un enfrentamiento con el ministerio de Hacienda, y han incumplido el PEF", le ha dicho a Ahora Madrid, cuya gestión ha descrito de "chapucera y sectaria".