Actualizado 14/05/2012 21:08 CET

Cerca de 300 personas serán propuestas para sanción ante Delegación por manifestarse fuera del horario permitido

El Departamento que dirige Cristina Cifuentes recibirá los informes policiales y decidirá la sanción, que habitualmente es de 300 euros

MADRID, 14 May. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha identificado a lo largo del fin de semana a cerca de 300 personas que serán propuestas para sanción ante la Delegación de Gobierno de Madrid por negarse a abandonar la Puerta del Sol desobedeciendo así el límite horario de manifestación fijado hasta las 22 horas por el Departamento que dirige Cristina Cifuentes, han informado a Europa Press fuentes policiales.

Estas mismas fuentes han precisado que las identificaciones se produjeron en el marco de los dos desalojos llevados a cabo en las madrugadas del sábado y el domingo cuando los agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) evacuaron de la emblemática plaza a las decenas de personas que se resistían a abandonar el lugar.

La primera noche la Policía tomó la documentación a cerca de 200 personas y la segunda a un centenar, según estas fuentes. Ahora la Delegación de Gobierno de Madrid deberá estudiar los informes que le remita la Policía para proceder a la posible sanción administrativa en caso de que lo considere oportuno. Se trata de un procedimiento administrativo como cualquier otro en el que se da parte al interesado para que alegue en su defensa lo que considere conveniente.

El tipo de sanciones viene definido en la Ley de Protección de Seguridad Ciudadana que en su artículo 23 tipifica como "falta grave" supuestos como "la negativa a disolver las manifestaciones y reuniones en lugares de tránsito público ordenada por la autoridad competente", entre otros aspectos. La multa habitual para este tipo de situaciones es de 300 euros, según las fuentes consultadas, aunque aclaran que la sanción a imponer siempre dependerá de cada caso y de lo que informe la policía.

ADVERTENCIA DE LA POLICÍA

Durante el primer desalojo de la madrugada del sábado, agentes de la Policía advirtieron a los manifestantes que aún permanecían a las 5.30 horas en los accesos a la Puerta del Sol que si no despejaban la zona serían sancionados ante la Delegación de Gobierno.

En concreto, uno de los agentes que participaba en el dispositivo tomó la palabra y comunicó a los presentes en la calle del Carmen (a unos 50 metros de la plaza) que, en caso de no despejar la zona, se les pediría la documentación para tramitar la pertinente sanción ante la Delegación de Gobierno. "A quien se quede, la documentación", llegó a indicar otro de los agentes.

La Delegación de Gobierno había impuesto como límite horario para la concentración las 22.00 horas, medida que fue desoída por las miles de personas que permanecieron en la Puerta del Sol a partir de esa hora. En el momento del desalojo, producido minutos antes de las 5.00 de la madrugada, aún permanecían en la plaza varias decenas de personas.

LA IDEA INICIAL ERA DESPEJAR A LAS 3 DE LA MADRUGADA

Las mismas fuentes policiales consultadas explicaron que el plan inicial era despejar la plaza en torno a las 3 horas de la madrugada, pero finalmente se retrasó debido a que aún permanecía demasiada gente en el lugar sin dar apariencia de querer pernoctar en la Puerta del Sol.

Además explican que el procedimiento de llevar a cabo identificaciones para posibles sanciones es una práctica de la que no era muy partidaria la anterior Delegada de Gobierno de Madrid con el Ejecutivo socialista, Dolores Carrión, y que ahora se ha recuperado.