Actualizado 28/06/2010 19:04 CET

La Comunidad activa el plan de prevención frente a los efectos del calor

Activido el Plan contra el calor
COMUNIDAD DE MADRID/EP

Se dirige a la población vulnerable como mayores y niños

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad ha activado el Plan de Alerta y Prevención de los Efectos sobre la Salud de las Olas de Calor de esta temporada con diversas medidas preventivas para afrontar los posibles efectos perjudiciales para la salud que causan las altas temperaturas, manteniéndose operativo hasta el 15 de septiembre, informó hoy el Gobierno regional.

De momento, no existe nivel de alerta y la situación es de tranquilidad. En el día de ayer se registró una máxima de casi 30 grados, mientras que para hoy se espera 31,5; mañana 31,8; mientras que el miércoles se situará según las previsión regionales 33,5 grados y el día 1 de julio 34,5 para volver el viernes hasta los 33,5 grados centígrados.

El Plan contempla diversos canales para mantener informada tanto a la población como al personal sanitario y de servicios sociales de la llegada del calor y situaciones de riesgo y se dirige a la población más vulnerable a los efectos del calor, que son los mayores, las personas con enfermedades cardiovasculares o respiratorias y los niños. En este grupo se incluye a los mayores que viven solos, con escaso apoyo socio-familiar, enfermos y menores.

Para reforzar la información dirigida a profesionales y ciudadanos, la Consejería de Sanidad ha creado un sitio web específico que incluye un Boletín de Temperaturas que informará mediante iconos en forma de sol del nivel de riesgo junto con la predicción de la situación de calor de los cuatros días siguientes. Desde esta entrada, cualquier persona interesada puede suscribirse al servicio de recepción de dichos boletines.

NIVELES DE RIESGO

La Consejería de Sanidad ha establecido distintos niveles de riesgo tomando como referencia el valor de 36,5ºC, a partir del cual se activa la alerta por calor, a fin de que las instituciones socio-sanitarias optimicen sus recursos en previsión de aumento de la demanda de la población susceptible y refuercen sus sistemas de atención al colectivo de mayores, fundamentalmente.

Se trata de la denominada 'temperatura umbral', que, según los estudios de la Comunidad, puede provocar efectos directos por el calor, siendo el más grave lo que se denomina como golpe de calor, como efectos indirectos en mayores y enfermos crónicos. En algunos casos, las altas temperaturas alteran los síntomas de patologías existentes como enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

En función de los informes epidemiológicos, se han establecido tres niveles de riesgo, que son la clave para determinar el nivel de intervención. El nivel cero o verde indica situación de normalidad. El nivel I, amarillo o de precaución, se refiere a temperaturas máximas previstas hasta los próximos cuatro días iguales o superiores a 36,6ºC e inferiores a 38,6ºC.

El nivel II, rojo o de alto riesgo, indica temperaturas máximas previstas hasta los próximos cuatro días iguales o superiores a 38,6ºC al menos un día, o 4 días consecutivos con temperaturas iguales o superiores a 36,6ºC. La situación de alerta cesa cuando la temperatura real se encuentre por debajo del umbral (nivel I ó II de riesgo) que ha determinado la activación de la misma, comunicándose su desactivación igualmente a las instituciones implicadas.

CONSEJOS

Para hacer frente a las altas temperaturas, los expertos recomiendan consumir al menos dos litros de agua y líquidos, zumos o bebidas isotónicas, pero no alcohol para evitar la deshidratación y protegerse del sol en las horas de máxima insolación, evitando realizar actividades deportivas intensas.

También aconsejan que si ha estado expuesto al sol o a calor intenso y presenta un cuadro con fiebre alta, piel caliente, enrojecida y seca, llame al 112, pues puede padecer un golpe de calor. Si es así, puede ser una situación grave que requiere atención urgente. Aquellos enfermos con enfermedades cardiacas, pulmonares o endocrinas deben mantenerse bien hidratados y cuidar su tratamiento farmacológico. Los padres deben mantener a los bebés bien hidratados y en sitios frescos.