Desmantelados dos clubes cannábicos dedicados a la venta de droga en Lavapiés y Arganzuela

Policía en Arganzuela
POLICÍA NACIONAL
Publicado 18/01/2019 12:36:08CET

MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha desmantela dos clubes cannábicos en los distritos de Lavapiés y Arganzuela dedicados a la venta de estupefacientes y ha detenido a sus responsables, ha informado la Jefatura Superior de la Policía de Madrid en una nota de prensa.

La investigación se inició tras localizar un punto de venta de sustancias estupefacientes en torno a una asociación de fumadores de productos cannábicos. Los agentes comprobaron el tránsito que se producía de numerosas personas que diariamente accedían al local y salían tras un breve espacio de tiempo.

El pasado 17 de diciembre los investigadores realizaron una entrada y registro en el local, donde se intervinieron alrededor de 7 kilos de marihuana y hachís, numerosos envases con contenido de derivados del THC (componente psicoactivo del cannabis), útiles para la distribución y venta de sustancias estupefacientes y dinero en efectivo.

Por estos hechos los agentes arrestaron a dos individuos, que fueron puestos a disposición judicial como presuntos autores de un delito contra la salud pública y asociación ilícita. La investigación sigue abierta por lo que no se descartan nuevas detenciones.

Cuatro días después, el 21 de diciembre, en el distrito madrileño de Arganzuela los agentes comprobaron que existía también un establecimiento donde se ofrecían sustancias derivadas del cannabis a sus clientes. El local no contaba con ningún rótulo y tenía los cristales opacos para no visualizar el interior.

Los clientes tenían una tarjeta para acreditarse y poder acceder al interior, con la que además abonaban la compra de las sustancias. Existía un dispensario donde mostraban todas las variedades derivadas del cannabis y donde podían recargar la tarjeta una vez terminado su saldo.

Los investigadores detuvieron a tres personas como presuntas responsables de un delito contra la salud pública y pertenencia a organización criminal.

A uno de ellos le encontraron unos 300 gramos de hachís cuando se disponía a abrir el local y en el registro del interior intervinieron numerosos táperes de diferentes derivados del cannabis, así como útiles para la distribución y venta.