Dos artistas vallecanos lanzan hamburguesas desde la frontera de Corea del Sur al Norte en una insólita 'performance'

Omar Jeréz, en la frontera de las dos Coreas
CEDIDA
Publicado 22/12/2018 17:31:25CET

MADRID, 22 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los artistas madrileños Omar Jerez y Julia Martínez, residentes en Vallecas desde hace años, han viajado al 'Paralelo 38' que divide la Península de Corea para lanzar hamburguesas desde Corea del Sur a Corea del Norte dentro de la insólita 'performance' titulada 'Happy Happy Kim Jong-Meal', han informado sus promotores.

El escenario para hacer una 'performance' es clave en todo proceso creativo. Lo saben Omar Jerez y Julia Martínez, artistas con amplia experiencia profesional y artífices de algunas de las propuestas vanguardistas más polémicas en el ámbito nacional e internacional. "Sus acciones transgresoras apuran siempre los límites de la osadía, la legalidad y la reflexión social más incómoda", señalan.

El último invento, realizado este mes, ha sido una provocación a la dictadura de Kim Jong Un. Con un juego de palabras entre el nombre del sátrapa asiático Kim Jong Un y el popular plato infantil de la cadena global de hamburgueserías McDonald's, el nuevo trabajo artístico se ha titulado 'Happy Happy Kim Jong-Meal'.

El lanzamiento de hamburguesas lo han desarrollado en una de las fronteras más caliente del planeta, que ocupa 238 kilómetros y despliega un millón y medio de soldados para garantizar la seguridad. Con esta premisa, los artistas españoles estudiaron en Madrid durante meses los detalles de ejecución del trabajo y, ya en terreno coreano, emplearon varias jornadas para explorar y escoger el sitio óptimo del mapa para representar la 'performance'.

El lanzamiento de este tipo de comida apela al día 10 de agosto de 1945, fecha en que los Gobiernos de Washington y Moscú establecieron el 'Paralelo 38' como eje para dividir las dos Coreas, Corea del Norte (afín a Rusia) y Corea del Sur (afín a Estados Unidos).

Los artistas sabían que el tiempo para poder realizar la acción no podía durar más de un minuto antes de ser detectados por las cámaras, caer presos "y, probablemente, generar un conflicto internacional". "Sentimos un miedo bestial. Si nos pillan, nos habrían detenido. Y allí las cárceles son brutales, nada confortables. En Europa y en España las cárceles son casi una suite al lado de las de Corea. Nos llegan a pillar y no nos saca la Embajada de España ni nadie", ha confesado Jerez.

"Tenemos constancia de estar cometiendo un delito al traspasar la frontera porque estás ocupando el espacio ajeno, donde hay una guerra fría que está ahí... Y aunque esté desmilitarizada aparentemente, que no lo está, nos hubieran jodido vivos", ha proseguido.

Los madrileños llegaron a pie hasta el punto elegido para su espectáculo tras pasar un control militar surcoreano donde simularon ser dos extranjeros que iban a realizar trekking.

Tal y como han relatado los autores, se trata de una 'performance' cargada de simbolismo. "Al lanzar las hamburguesas, a pesar de no ser un alimento saludable, planteamos algo más allá del capitalismo, el comunismo, la libertad o el consumo... ¿Qué es mejor: morir de hambre, como ocurrió en Corea del Norte con dos millones de personas; o morir de cáncer, diabetes, problemas cardiovasculares? Pero saber que puedes morir como quieras, aunque seas consciente de que ese alimento no es saludable?", ha planteado Jerez.

"Y es curioso que la compañía aérea de Corea del Norte ofrezca en sus vuelos unas hamburguesas. Es gracioso que rechacen símbolos capitalistas, pero que, luego, en el avión te den hamburguesas, por lo visto, repugnantes", ha apostillado Julia Martínez con cierta sorna.

Contador