Actualizado 21/01/2021 13:03 CET

Aumentan a cuatro los fallecidos en la explosión de la residencia sacerdotal en Madrid que deja una decena de heridos

Varios operarios colgados de una grúa trabajan en la inspección ocular del edificio tras la explosión de ayer en la calle Toledo
Varios operarios colgados de una grúa trabajan en la inspección ocular del edificio tras la explosión de ayer en la calle Toledo - Marta Fernández Jara - Europa Press
GettyImages-1297434282 GettyImages-1297431316 GettyImages-1297434140 explosion explosion explosion WhatsApp Image 2021-01-20 at 16.45.17 WhatsApp Image 2021-01-20 at 16.45.17 explosion 3 2 5 1 4 6 EuropaPress_3525625_aspecto_inmueble_momentos_post WhatsApp Image 2021-01-20 at 16.40.45 WhatsApp Image 2021-01-20 at 16.40.45 WhatsApp Image 2021-01-20 at 16.40.45

La deflagración se ha debido a un escape de gas, que ha destrozado al menos cuatro plantas del inmueble

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Al menos cuatro personas han fallecido y más de una decena han resultado heridas de diferente consideración, una de ellas de gravedad, en la fuerte explosión registrada minutos antes de las tres de la tarde en una residencia sacerdotal situada en el número 98 de la calle Toledo de la capital.

La Archidiócesis de Madrid ha informado a primera hora de este jueves de la muerte del sacerdote Rubén Pérez Ayala por las heridas sufridas a causa de la explosión de una residencia sacerdotal situada en el número 98 de la calle Toledo de la capital, elevando a cuatro las víctimas mortales.

Según ha informado la propia Archidiócesis en su cuenta de Twitter, el sacerdote de 36 años habría fallecido a las 1:42 horas de la madrugada de este jueves después de haber sido trasladado al hospital por las heridas.

Pérez Ayala fue ordenado sacerdote por el arzobispo de Madrid, el cardenal Carlos Osoro, el pasado mes de junio tras formarse en el seminario Redemptoris Mater de Madrid. La parroquia de Virgen de la Paloma, según ha apuntado la institución, era el primer destino como sacerdote de Pérez Ayala.

CASA PARROQUIAL

La explosión se produjo este miércoles en un edificio perteneciente a la Parroquia de la Virgen de la Paloma y San Pedro el Real, donde se encontraban los salones y la vivienda de los sacerdotes. Hasta ahora, entre las víctimas figuran un hombre de 85 años que transitaba por la calle en el momento de la deflagración y otro que también pasaba por la vía urbana. El tercer muerto fue el técnico de calderas.

La deflagración, que ha destrozado cuatro plantas del inmueble propiedad del Arzobispado de Madrid, se ha producido cuando un operario revisaba la caldera del edificio.

Partes de los escombros y cascotes han ido a parar al patio del colegio La Salle La Paloma, sin que ninguno de los alumnos resultara ileso debido a que no habían salido al recreo por la nieve. Tampoco ha habido víctimas ni heridos de una residencia de ancianos colindante a otra de las partes del edificio.

FALLECIDO EL FELIGRÉS ELECTRICISTA QUE FUE A ECHAR UNA MANO

El hombre que se suponía desaparecido dentro del edificio es uno de los tres fallecidos, el electricista que intentaba reparar la caldera del inmueble, posible origen de la deflagración.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha enviado a través de su cuenta personal en Twitter su pésame a la familia de Javier, albañil natural de La Puebla de Almoradiel (Toledo), uno de los cuatros fallecidos en la explosión.

Según apunta el líder del Ejecutivo autonómico, Javier, de 45 años, fallecía por la onda expansiva de la explosión mientras se encontraba trabajando en el edificio de enfrente.

La explosión se produjo en el número 98 de la calle Toledo. Se trata de un edificio perteneciente a la Parroquia de la Virgen de la Paloma y San Pedro el Real, donde se encontraban los salones y la vivienda de los sacerdotes.

ONCE HERIDOS ATENDIDOS, UNO DE GRAVEDAD

Los efectivos del Samur-Protección Civil que se han desplazado a la zona han atendido a once heridos, uno de ellos grave que ha sido trasladado al Hospital de La Paz. Se trata de hombre de unos 55 años con traumatismo torácico y fractura de pierna, quien sido trasladado a La Paz. También han sido evacuados en una ambulancia al hospital Ramón y Cajal una mujer con crisis de ansiedad y un hombre con traumatismo craneoencefálico leve.

Según ha informado la Consejería de Sanidad, han evacuado además al Clínico a un hombre de 29 años con fractura de peroné, que se encuentra en pronóstico reservado. Una ambulancia del Summa-112 ha trasladado por su parte a un varón de 27 años, con herida en el tobillo, a la Fundación Jiménez Díaz, para exploración completa. Su pronóstico es reservado.

Hasta el lugar de los hechos se ha trasladado en primer lugar el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. Tras ello, se han acercado el delegado de Gobierno en Madrid, José Manuel Franco; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; y el consejero de Justicia, Interior y Víctimas del Gobierno de Madrid, Enrique López, entre otras autoridades y responsables de Emergencias y de la Policía Nacional.

Almeida ha indicado que la deflagración se ha debido a un escape de gas, que ha destrozado al menos cuatro plantas de ese inmueble. Tras la explosión, ha ardido el edificio por dentro.

Por su parte, la presidenta Ayuso ha ofrecido su "total colaboración" al Ayuntamiento de la capital, tras la explosión que se ha producido en un edificio en la calle Toledo, y ha lamentado los "episodios muy duros" que está pasando tanto la capital como la región.

SITUACIÓN CONTROLADA, USO DE DRONES

Bomberos del Ayuntamiento de Madrid tenían a media tarde "controlada" la situación del edificio, pero "llevará tiempo" poder hacer una entrada definitiva y un reconocimiento global del inmueble.

Las plantas superiores del edificio siniestrado "tendrán que ser objeto de derrumbe controlado".

Tras la explosión, parte del edificio ha ardido, siendo extinguidas las llamas por mangueras de los Bomberos. Sin embargo, se han ido sucediendo conatos de incendios en el interior del edificio por el gas que no se ha quemado de las tuberías.

Los Bomberos han usando drones para ver el estado del edificio y han usado mangueras para apagar las nuevas llamas. Una vez que la zona ha estado asegurada, guías caninos han accedido a la zona afectada para la búsqueda de supervivientes. Cuando esté perfectamente segura la zona entrarán los agentes.

En la zona se han desplegado unidades de Seguridad Ciudadana, de Intervención Policial y guías caninos especializados en la búsqueda de personas, además de helicópteros de la Policía Nacional. Unidades de Policía Municipal, Samur y Bomberos se encuentran igualmente en el lugar, donde se ha organizado dos puestos sanitarios avanzados en la plaza de Puerta de Toledo.

TRASLADOS A OTRA RESIDENCIA LOS ANCIANOS

Los 55 usuarios de la residencia La Paloma, aneja al edificio que ha sufrido una explosión en la calle Toledo de Madrid, han sido trasladados primeramente al hotel Gabinet, situado en frente, y luego a la residencia Pontones, del mismo grupo Los Nogales, ha informado la vicealcaldesa, Begoña Villacís.

Es el Samur Social quien se encarga de efectuar el traslado y también se está avisando a los familiares. Igualmente, se ha derivado a una familia con un menor a un recurso municipal en la calle Hermanos Álvarez Quintero.

Bares de la zona habían abierto sus puertas para acoger a los usuarios de la residencia y a heridos.