Publicado 25/02/2015 18:23CET

El joven que perdió la visión de un ojo el 22M pide al juez que testifiquen 33 agentes para identificar a su agresor


MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

Iñaki Galán, el joven de 20 años que perdió la visión de un ojo el 22M tras recibir un pelotazo de goma, ha solicitado a través de su abogado al juez de Instrucción número 42 de Madrid que testifiquen 33 de los agentes que participaron en el dispositivo policial para identificar a su agresor.

Así lo ha señalado su letrado a Europa Press, quien ha especificado que con estas declaraciones se podría saber quién fue el autor del disparo de la pelota de goma que hirió a su cliente. El joven aún se recupera de las secuelas del impacto.

La petición se produce después de que un informe de la Policía Nacional haya identificado a los 33 agentes que estuvieron presentes en el dispositivo policial desplegado en la zona donde el joven resultó lesionado.

Preguntado por este asunto, el jefe superior de la Policía de Madrid, Alfonso José Fernández Díaz, ha señalado este miércoles en una rueda de prensa por otro asunto que ha quedado acreditado la lesión de origen por un pelotazo en un acto con graves alteraciones del orden público y de la seguridad ciudadana, en referencia a los disturbios generados tras las Marchas de la Dignidad de hace un año.

"La Jefatura Superior inició la investigación previa a cualquier exigencia de responsabilidad, en colaboración inmediata con el juez, a quien se ha brindado los medios de investigación de la participación para saber el origen de las lesiones y quien pudiera haber sido el elemento de ese presunto disparo de pelota", ha dicho.

No obtaste, Fernández Díaz ha indicado que no está identificado "hoy por hoy" al autor del disparo ya que fue un hecho "multitudinario, con graves alteraciones, donde interviene una unidad defendiendo el orden público y por eso es difícil determinar el responsable personal en concreto de pelota de goma".

"La Jefatura abrió una investigación sobre los hechos, participado de la autoridad judicial. (El Juzgado) sabe que la Jefatura está abierta y no está cerrada a la protección de las actuaciones", ha agregado.

De este modo, el jefe superior ha destacado que no se pueden hacer acusaciones si no existen elementos que lleven a una identificación personal exacta. "En este caso, también los policías tienen presunción de inocencia, no sólo los ciudadanos", ha apostillado.

LA VERSIÓN DE LA FAMILIA

En su momento, el padre del joven contó a Europa Press que su hijo se encontraba en la manifestación del 22 de marzo de 2014 "reivindicando sus ideas" cuando todavía no había dado por finalizada, sobre las 20.45 --estaba autorizada hasta las 21.00 horas--, y fue cuando escuchó disturbios a su espalda.

"Iñaki estaba en un bloque retirándose hacia Cibeles, giró la cabeza y se encontró con el impacto de la bola lanzada por la Policía", indicó. "Mide 1,80 metros, así que el impacto fue directo, sin ningún rebote. El tiro se produjo a entre 50 y 75 metros de distancia. Llega a ser más cerca y pierde también el globo ocular", especificó el padre.

"No hubo ningún enfrentamiento. No hubo ningún motivo y estaba a una distancia prudente a donde empezaron las cargas. Iñaki es absolutamente pacifista, aunque es muy reivindicativo", aseguró, tras afirmar que el herido no tiene ningún antecedente policial.

Para leer más