Publicado 02/11/2018 13:32CET

Los ladrones del chalé de El Escorial solo se llevaron dos relojes pese a encontrar mucho dinero dentro

Coche patrulla de Guardia Civil
GUARDIA CIVIL-ARCHIVO

MADRID, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los ladrones encapuchados que ayer entraron en un chalé de El Escorial y agredieron a sus moradores solo se llevaron dos relojes y los billetes de una cartera pese a encontrar mucho dinero dentro de la casa, ha informado a Europa Press una persona cercana a la familia.

Los hechos ocurrieron minutos antes de las 20 horas de ayer jueves. Un grupo de cinco personas con pasamontañas y algunos cuchillos entraron de forma agresiva en el chalé con intención de robar. Ataron y amordazaron a la mujer, al hijo y al amigo, mientras que el padre de familia, de 69 años, despareció en un primer instante.

Según las mismas fuentes, los asaltantes se lo llevaron a otra zona de la casa, donde le dieron una paliza, por lo que perdió la conciencia. Cuando la madre logró desatarse, llamó al 112 informando de lo que había pasado y de que no encontraba a su marido, por lo que en un principio se pensó que se trataba de un secuestro, aunque finalmente fue encontrado en la casa por los agentes de la Guardia Civil inconsciente.

Los ladrones, que destrozaron toda la casa, también agredieron brutalmente al hijo, de 18 años. A la madre la tiraron del pelo y la arrestraron por el suelo, pero no la golpearon. Eso sí, le colocaron un cuchillo en el suelo y repitieron reiteradamente que iban a matar a su hijo.

De hecho, según las mismas fuentes, el chaval recibía desde hacía meses llamadas telefónicas en las que personas anónimas le amenazaban con que sus padres "iban a acabar asesinados en una cuneta". Por eso había sufrido crisis de ansiedad. La Guardia Civil está investigando si esas amenazas y el asalto de ayer están relacionados, al igual que el extraño 'modus operandi' empleados por los delincuentes.

El padre ya ha salido del hospital de El Escorial, pero todavía tiene la cara destrozada. Aunque no presenta fracturas, sí estaba contusionado. El hijo también se recupera en casa de las heridas mientras que la mujer, que sufrió anoche una crisis de ansiedad, aún se encuentra en estado de shock por lo sucedido.

La afectada, de 58 años, se llama Mercedes P.M, es delegada sindical y 'espartana' de la plataforma 'Coca Cola en lucha'. Podemos Comunidad de Madrid, que ha estado muy atento a lo ocurrido, ha trasmitido en redes sociales "todo su apoyo y cariño" a las víctimas.

Para leer más