Madrid cuenta con 120 plazas más para personas de asilo, refugio y ayuda humanitaria con el centro de acogida El Vivero

Publicado 22/01/2019 13:54:18CET

Más de 1.500 personas han sido atendidas por el Ayuntamiento del 1 de abril al 31 de diciembre de 2018

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo centro de acogida, El Vivero, abrirá sus puertas este jueves con un total de 120 plazas para hombres solos solicitantes de asilo, refugio y ayuda humanitaria. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena; la delegada de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, Marta Higueras, y el concejal-presidente de Puente y Villa de Vallecas, Paco Pérez, han acudido este martes a visitarlo.

El Vivero será gestionado, a raíz de un convenio, por la Asociación Católica Española de Migraciones (ACCEM), una asociación sin ánimo de lucro, de ámbito estatal, especializada en refugio y migraciones. Desde el centro, los profesionales ofrecerán información, acompañamiento, asesoramiento y ayudas necesarias para apoyar sus "proyectos de vida".

El Área de Desarrollo Urbano Sostenible ha cedido la parcela, en el Camino del Pozo del Tío Raimundo, y ha sido la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) quien ha realizado las obras previas de acondicionamiento de la parcela y el montaje de la estructura, anexa a un centro de formación en viveros de la Agencia para el Empleo.

Durante la presentación ante la prensa, Higueras ha afirmado que el Consistorio "tiene la firme intención de que todas las personas encuentren un sitio donde pasar estas noches de intenso frío" en la capital. "Cada vez tenemos más personas que llegan, y hay que ir abriendo reposos", ha precisado.

Así, El Vivero se suma a otros recursos que ya abiertos. En diciembre, en Francos Rodríguez, 50 plazas para hombres solos y 120 para familias. El albergue de Mejía Lequerica, con 128 plazas para personas solicitantes de protección internacional y migrantes en situación de extrema vulnerabilidad.

"Entendemos que este recurso dará respuesta a los problemas que tenemos ahora de atención y a personas sin hogar, ya que hasta ahora nos tienen que ayudar parroquias y entidades sociales", ha precisado.

Por su parte, Pérez ha recordado que hace 50 años, el padre Llano "abrió un espacio que era el Común del Pozo, era un punto de acogida" y que "curiosamente, 50 años después se abre este nuevo punto de acogida para que puedan tener lo básico, lo imprescindible". "Estoy muy orgullo de pertenecer a este equipo de Gobierno que pone en nuestras manos la posibilidad de que quien lo necesite tenga techo y comida", ha apostillado.

CREAR PLAZAS "CONTINUAMENTE"

En su turno de palabra, Manuela Carmena ha hecho hincapié en la necesidad de "estar continuamente creando plazas", ya que "no se puede consentir que en Madrid haya gente viviendo en la calle".

"Creemos que toda la sociedad y las administraciones tienen que ser muy conscientes", ha expuesto la regidora, quien ha añadido que pueden llegar personas por la situación "de colapso" en la frontera con EEUU así como familias sirias, donde "se ha generado el gran éxodo de los refugiados". Hay una "pluralidad enorme de situaciones y personalidades".

Tal y como ha añadido Carmena, El Vivero está construido a imagen de las instalaciones que ella pudo contemplar en Berlín. Sobre este aspecto ha indicado que "es bueno que se siga el ejemplo de las grandes ciudades europeas".

La edificación tiene 800 metros cuadrados de superficie cubierta. Se ha dispuesto una estructura modular para alojamiento temporal formada por 58 módulos. Todos los cerramientos están construidos con panel sandwich con aislamiento interior y acabado por ambas caras con chapa de aluminio liso.

Cuenta con zona para el personal, asistencia sociosanitaria, comedor, sala de estar, taquillas, espacios diferentes para aseos y duchas; dos habitaciones con capacidad para 12 personas cada una y cuatro habitaciones más para 24 personas cada una.

"Nosotros cumplimos con nuestra primera obligación pero queda mucho por hacer, y para ello tenemos que ponernos de acuerdo todas las administraciones", ha lanzado.