Actualizado 13/12/2007 14:13:33 +00:00 CET

Piden 30 años de cárcel para tres colombianos por retener a varias personas para robar un chalet de La Moraleja

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Madrid solicita 30 años de prisión para tres colombianos acusados de retener a cuatro personas para robar un chalet de la urbanización de La Moraleja (Alcobendas), el 22 de noviembre de 2005. En el juicio, uno de ellos negó su participación en estos hechos, en los que se apoderaron de joyas por valor de 17.000 euros y de 2.000 euros en efectivo.

Se sientan en el banquillo de los acusados Francois Stephene R.D., José Robert M.O. y Carlos Arturo H.H . Estos últimos se acogieron a su derecho a no declarar ante la Sección 16 de la Audiencia madrileña. Los tres se enfrentan a una petición fiscal de 30 años por los delitos de robo con intimidación con uso de arma, allanamiento de morada, tenencia ilícita de armas y cuatro de detención ilegal.

En su declaración, Francois Stephene aseguró que el día del robo no se encontraba por esa zona, aunque reconoció que conocía al resto de los procesados porque mantenían una relación comercial. A preguntas sobre por qué se halló en su domicilio varias de las joyas sustraídas, el hombre adujo que se las había comprado a un marroquí en el rastro.

Pese a que los atracadores se cercioraron de cubrir sus rostros con unos pasamontañas, la empleada del hogar apuntó en su testimonio que logró ver sus caras en un momento determinado. Esta mujer les reconoció durante la instrucción en una rueda de reconocimiento.

SECUESTRO A CUATRO PERSONAS

Los hechos enjuiciados se remontan al 22 de noviembre de 2005, cuando los acusados entraron alrededor de las 9.00 horas en un chalet situado en el número 25 de la calle Camino Alto de La Moraleja, sin que estuvieran sus propietarios. Una vez en el interior abordaron al jardinero de la finca, a quien ataron de pies y manos.

Pasados unos minutos, los atracadores encañonaron con una pistola a la empleada del hogar. Tras inmovilizarla de pies y manos, la mujer fue trasladada junto al jardinero. A continuación, les subieron a una habitación y les dejaron a oscuras.

Sobre las 11:30 horas, un empleado de telefónica y un comercial llegaron al chalet para realizar una instalación, siendo ambos retenidos por los secuestradores y trasladados igualmente al cuarto, junto a los otros. Una vez que consiguieron abrir la caja fuerte, los procesados huyeron del lugar.

En la sesión de mañana comparecerán los policías que practicaron los registros a los domicilios de los acusados. Tras ello, las partes expondrán sus conclusiones y leerán sus respectivos informes de acusación.