Actualizado 22/03/2010 16:00 CET

Todos los autobuses de la EMT llevarán cámaras de seguridad que mostrarán el interior del vehículo en tiempo real

Las imágenes se guardarán 7 días salvo en casos de emergencia, cuando se grabarán hasta un mes salvo requerimiento policial o judicial

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los 2.200 autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Madrid irán equipados con cámaras de seguridad que mostrarán a un centro de control las imágenes del interior del vehículo en tiempo real y que podrán ser grabadas en el caso de que el conductor active un botón de alarma.

El sistema de Videovigilancia Embarcada en el Autobús (VEA), que prevé la instalación de cuatro cámaras en cada coche y alguna más en los articulados, permite grabar todos los rincones del autobús minuto a minuto. Esas imágenes se almacenan en una memoria que lleva el propio autobús, y se guardan hasta una semana para que puedan ser consultadas incluso por los ciudadanos en el caso de que hayan sido robados y similares.

Cuando se produce alguna emergencia sanitaria, de seguridad o de cualquier otro tipo, el conductor del vehículo puede pulsar un botón o un pedal, que activa automáticamente la Central de Receptora de Alarmas (CRA), gestionada por una empresa concesionaria, que comienza a grabar todo lo que sucede en el vehículo en alta definición.

Además, desde ese punto de control, donde actualmente trabajan cuatro personas, se avisa al recurso necesario --Policía Municipal, Bomberos, Samur--. Al final del servicio del autobús, todas las imágenes se descargan mediante un sistema wi-fi y se guardan hasta un mes, salvo petición policial o judicial.

Junto al nuevo equipamiento VEA, los conductores de toda la red de la EMT cuentan ya con un micrófono dentro de su mampara con el que comunicarse con la central para avisar de cualquier tipo de incidencia; sin embargo, las nuevas cámaras no grabarán sonidos para no incumplir la legislación de Protección de Datos.

En total, la instalación de las 9.000 cámaras y su mantenimiento durante los próximos cuatro años requerirá una inversión de 20 millones de euros. Según las previsiones municipales, todas las cámaras estarán instaladas en la primera mitad de 2011; de momento, 325 vehículos ya están dotados del sistema y llegarán a ser 600 antes del verano.

CALIDAD, SEGURIDAD, COMPETITIVIDAD

Según resaltó el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, durante la presentación de la iniciativa, el objetivo fundamental que se consigue con el proyecto VEA es mejorar la seguridad en el interior del vehículo, ya que las cámaras funcionarán fundamentalmente elemento disuasorio de agresiones, robos y otros problemas. Según datos municipales, los conductores de la EMT sufren de media cada día unas seis agresiones.

Sin embargo, además de aumentar la tranquilidad de usuarios y trabajadores de la empresa, las cámaras también permitirán mejorar la calidad, la competitividad y la puntualidad de las líneas, y, en definitiva, la movilidad por transporte en superficie en la ciudad.

"Este sistema hará que todos nos sintamos más seguros en el autobús. Todos los ciudadanos podemos estar seguros de que cualquiera que quiera quebrar la convivencia lo tiene más difícil", afirmó el primer edil, destacando que también con estas medidas se mejora la calidad del servicio.

Incluso hizo gala de cifras que avalan su afirmación, ya que según datos municipales los viajeros de la EMT aumentaron el año pasado un 0,2 por ciento pese a la "disminución de la demanda de transporte público por la crisis". Asimismo, el nivel de comodidad de los autobuses de la EMT ha alcanzado ya el 96,1 por ciento.

El año pasado, la Empresa Municipal de Transportes madrileña llevó a 425 millones de pasajeros (una media de 1,5 millones por día laborable) y recorrió cien millones de kilómetros. En total, la EMT cuenta con 216 líneas que cubren 3.600 kilómetros por recorrido y cuentan con 10.000 paradas.