Tribunal de Escuela de Canto asegura que las oposiciones a catedrático fueron "escrupulosas"

Publicado 10/08/2019 11:59:59CET
Imagen de archivo de las teclas de un piano.
Imagen de archivo de las teclas de un piano.EUROPA PRESS - Archivo

Asegura que el suspenso de una de las aspirantes que ha criticado la evaluación fue "merecido" y niega cualquier tipo de "venganza"

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal de la Escuela Superior de Canto de Madrid que examinó a la pianista Cristina Alonso Presmanes, que no pasó de la primera fase de la oposición a catedrática en repertorio con piano para voz, aseguran que el proceso fue "escrupulosamente ajustado a derecho" y que el suspenso se debe a que la candidata no alcanzó los requisitos mínimos en los exámenes para pasar a segunda ronda.

Así lo asegura una carta firmada por los cinco miembros del jurado a la que ha tenido acceso Europa Press en la que califica de "graves acusaciones" las declaraciones de Alonso Presmanes que entiende que hubo irregularidades en el proceso.

"Resulta llamativo que en este caso no se han impugnado las bases de la oposición, pero se pone en tela de juicio el desarrollo del mismo cuando determinados resultados no son del gusto de determinados opositores", comienza la carta.

A renglón seguido, describe que la nota que la pianista afirma haber obtenido --un 1,6 sobre 10-- no se corresponde con la realidad.

El tribunal desglosa que por un lado en la primera prueba, la de conocimientos, consiguió un 3,018 como calificación global de los tres ejercicios que la componen --recital, clase y análisis--.

Por otra parte obtuvo un 2,1 en la segunda sección, el desarrollo de un tema por escrito, lo que, atendiendo a la ponderación de las dos partes, daba una calificación final de 2,742.

Entre los principales reproches contra los que carga la misiva se encuentra la sugerencia de la pianista de que este suspenso puede deberse a "venganzas".

UN 2,1 EN EL TEMA ESCRITO LE IMPOSIBILITABA PASAR A LA SEGUNDA FASE

"El desarrollo del tema por escrito se califica a ciegas, por un sistema de sobres con plicas, sin que el tribunal conozca quién es el autor de cada tema, lo que invalida cualquier acusación de parcialidad o intencionalidad en las calificaciones", incide el texto del tribunal, que a su vez calara que para poder pasar a la segunda fase es imprescindible obtener al menos un 2,5 en cada una de las dos partes que componen la fase, por lo que el 2,1 del tema escrito la invalidaba.

Además, recuerda que la opositora podrá haber recusado el tribunal y que uno de los motivos que lo justificaría sería "tener amistad íntima o enemistad manifiesta" con alguno de sus miembros, recurso que, según el tribunal, nunca se presentó.

"Nuestro Tribunal de oposiciones tiene todo el rigor y credibilidad de un Tribunal en un Estado de Derecho y la carga de las pruebas debe corresponder a quienes acusan. Este Tribunal tiene, no solo la lógica presunción de inocencia, sino también la acreditada, honesta y respetable carrera profesional y artística de todos sus miembros", concluye la explicación, firmada por los cinco componentes del jurado.

Por su parte, la opositora explicó en declaraciones a Europa Press, que en la prueba estuvo acompañada por "dos cantantes de renombre" y que tras su recital le felicitó "todo el mundo".

"Yo llevo dieciséis años en ese centro trabajando, desde el 2004. Después de dieciséis años siendo la segunda interina ahora he quedado la última", censuró la candidata, que informó que ha presentado un recurso de alzada y anunció que va "a denunciar" la situación.

Contador

Para leer más