Publicado 01/04/2020 19:47:31 +02:00CET

Usuarios de una residencia para adultos autistas piden ayuda sanitaria y la misma atención que los mayores

Residencia CEPRI
Residencia CEPRI - RESIDENCIA CEPRI

Hoy la UME se ha puesto en contacto con la dirección del centro

MADRID, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las familias de los usuarios de una residencia para adultos autistas de San Blas han pedido ayuda sanitaria y la misma atención que se está prestando a las residencias de mayores ya que se encuentran "desesperados" por la situación que se está viviendo en el centro, debido a los contagios del personal y de los residentes.

Según la madre de uno de los chicos que se encuentran ingresados en la Residencia CEPRI, centro concertado con la Comunidad de Madrid, actualmente hay 16 internos. Las familias hicieron test a los residentes y los profesionales con su dinero y dieron positivo en Covid-19 siete profesionales y cuatro residentes.

Los residentes positivos se encuentran aislados y los profesionales que han dado positivo están de baja, mientras la residencia es atendida por otros profesionales de un centro de día del mismo grupo y por voluntarios, pero "cada día hay dos bajas" por sintomatología.

"Necesitamos ayuda, lo mismo todas las residencias de discapacitados", ha afirmado esta usuaria, para reclamar el mismo trato que a las residencias de ancianos.

Según la madre de este residente, los chicos de este centro "son muy complicados", porque "no mantienen la distancia de seguridad, no tienen lenguaje, no entienden".

Después de pedir ayuda a la Comunidad de Madrid, a la Unidad Militar de Emergencias, a Plena Inclusión y a Autismo Madrid, este miércoles la UME se ha puesto en contacto con la dirección del centro.

Las familias también han costeado la desinfección de la residencia un par de veces y algo de material de protección, que también les ha facilitado Plena Inclusión, aunque en poca cantidad.

Desde Federación Autismo Madrid han reclamado este mismo día que se presten los apoyos y servicios sanitarios necesarios en las residencias de personas con discapacidad y/o autismo y se provea a estos centros de los materiales necesarios --mascarillas FFP2, gafas, batas y guantes-- para que las personas que allí trabajan lo puedan hacer con las máximas garantías de seguridad y las mejores condiciones para minimizar el riesgo para todos, residentes y trabajadores.

Asimismo, han solicitado que los trabajadores de estos centros, tanto los que estén en cuarentena como los que permanecen en activo, puedan realizarse los test de diagnóstico urgentes para descartar que tengan el virus, así como a los propios residentes.

También han pedido que se proporcionen los servicios de desinfección en estas residencias de personas con discapacidad, a fin de evitar contagios masivos y se proporcionen materiales de aislamiento para llevar a cabo las atenciones adecuadas con garantías (EPI), en el supuesto de casos positivos.

Para leer más