Publicado 20/05/2015 17:56CET

Takata revisará 34 millones de vehículos

WASHINGTON, 20 May. (EUROPA PRESS) -

El fabricante de componentes de seguridad para automóviles Takata ha reconocido la existencia de un defecto en los infladores de los airbags suministrados a diferentes vehículos y ampliará a cerca de 34 millones de automóviles la campaña de revisión por este problema.

Así lo indicó en un comunicado la Administración Nacional de Seguridad en el Tráfico por Carretera de Estados Unidos (NHTSA, por sus siglas en inglés), que indicó que el reconocimiento de este defecto por parte de la compañía se produce ante la insistencia del secretario del Departamento de Transportes del país, Anthony Foxx.

Foxx aseguró que la NHTSA ha presentado una Orden de Consentimiento que ha sido aceptada por Takata, a través de la que la firma se compromete a cooperar en todas las investigaciones relativas a este caso que lleve a cabo la organización y señaló que la NHTSA prevé iniciar un proceso legal formal para organizar y priorizar la sustitución de las piezas defectuosas.

"Hoy representa un gran paso hacia la seguridad pública", añadió Foxx, que señaló que el Departamento de Transporte está llevando a cabo los pasos proactivos necesarios para asegurarse de que los infladores con problemas son sustituidos de manera segura y lo antes posible.

La NHTSA explicó que esta acción supone la ampliación de la campaña de revisión regional que estaba implementando Takata y que afecta a 16 millones de vehículos en Estados Unidos y que se ampliará a otros 17 millones de automóviles en el país.

Por su parte, el administrador de la organización, Mark Rosekind, indicó que desde el principio el objetivo primordial ha sido que cada vehículo cuente con un airbag seguro. "Los pasos que estamos dando hoy representan un significativo progreso hacia nuestro objetivo", añadió.

Por su parte, el presidente y consejero delegado de Takata, Shigehisa Takada, se mostró satisfecho de haber alcanzado un acuerdo con la NHTSA y afirmó que éste supone un avance en materia de seguridad y a la hora restaurar la confianza de los fabricantes y de la conducción pública.

"Hemos trabajado de forma exhaustiva con la NHTSA y con nuestros clientes de la automoción durante el año pasado para recoger y analizar multitud de datos de pruebas en un esfuerzo para apoyar acciones que sirvan para todas las partes y, lo que es más importante, para avanzar en la seguridad del conductor", explicó.

Este anuncio se produce después de que la semana pasada Toyota y Nissan llamaran a revisión más de 6,56 millones de vehículos en todo el mundo a causa de un defecto en el airbag suministrado por Takata.

Para leer más