Actualizado 04/06/2009 00:51 CET

7J.- Rajoy asegura que "no aceptará ninguna caducidad de trasvases" y pide que las Cortes elaboren un Plan Nacional

Prometió ante unas 5.000 personas que Murcia tendrá un tren de alta velocidad "como todos los demás"

MURCIA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El líder del PP nacional, Mariano Rajoy, aseguró hoy que "no aceptará ninguna caducidad de trasvases" porque lo único que quiere su partido es "un Plan Nacional hecho por las Cortes Generales, por los 350 diputados y que resuelva los problemas de agua de todos los españoles", señaló en referencia al Estatuto de Castilla La-Mancha.

En un mitin celebrado en Murcia entre pancartas como 'ZP, ¡¡Por humanidad, vete ya!!', Rajoy criticó que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no hablara la semana pasada en esta comunidad autónoma de agua. "Qué va a decir", exclamó, "si nada más llegar al Gobierno derogó el Plan Hidrológico Nacional y desde entonces no ha hecho nada".

Reiteró que defenderá que haya agua porque "la hay", y añadió que "el agua y los ríos no son de nadie, sino de todos los españoles". Es por ello, por lo que aseguró que cuando sea presidente del Gobierno, "que lo seré", su compromiso con la Región de Murcia será que habrá agua para todos, porque "España es una nación y es injusto que el agua que sobra en algunos lugares no pueda ser utilizada por otros que la necesitan".

Asimismo, remarcó que en cinco años de gobierno los socialistas "han sido incapaz de resolver --el problema del déficit hídrico-- en ningún lugar de España: ni en Aragón, ni en Cataluña, ni en la Comunidad Valenciana, ni en Murcia, ni Castilla-La Mancha, ni en Almería".

En cuanto al AVE prometió que habrá alta velocidad en la Región de Murcia "como todos los demás" y acusó al Gobierno de la Nación de "ser incapaz de hacer ninguna obra de infraestructuras en esta comunidad". Tras lo que exigió al ministro de Fomento que "en lugar de actuar de una manera tan irresponsable como ayer, debería hablar de qué pasa con el AVE a Murcia". También manifestó que Murcia tendrá un corredor mediterráneo ferroviario. Ésta, indicó, "es una batalla en Europa que vamos a ganar".

EXPLICACIONES

Rajoy también criticó que el ministro José Blanco hable de la seguridad de un ex presidente del Gobierno [en referencia a José María Aznar] al hacer campaña electoral. Y es que, puntualizó, Aznar "tiene la seguridad que corresponde a un ex presidente de Gobierno como la tiene Felipe González y cualquiera que haya sido presidente de este país, y como la tendrá Zapatero dentro de poco tiempo, cuando deje la presidencia del Gobierno".

Por otra parte, instó al que fuera presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, y hoy vicepresidente tercero del Gobierno de España, a que dé explicaciones a los españoles de "por qué le ha dado una subvención de diez millones de euros a una empresa en la que está su hija".

Durante su intervención que protagonizó en el Pabellón Príncipe de Asturias de Murcia, acompañado por unos 5.000 militantes y simpatizantes, Rajoy criticó que a estas alturas, Chaves "todavía no ha llegado a dar explicaciones" sobre esta situación.

OTRA POLÍTICA

En clave económica, el líder del PP nacional dejó claro que "se puede hacer otra política económica, que está demostrado en la historia", aunque tendrá que cumplir los requisitos, en primer lugar, de "austeridad"; así como "ayudas a pequeños y medianos empresarios y trabajadores autónomos, y reformas" porque, sostuvo, "hay que ser gobierno para conseguir que haya crédito".

"Es lo que necesita la economía española y no verborrea, palabras y más palabras que es a lo que a lo único que nos tiene acostumbrados", aseveró.

Y es que, a su juicio, España "necesita un gobierno con sentido común, sensato, con un mínimo de seriedad, que fije unos objetivos y tenga un plan y que se preocupe de aquello que preocupe a las personas, que sea claro y no engañe".

"Vamos a ganar esta campaña porque hay un partido que está dispuesto a afrontar la crisis y crear empleo, mejorar el bienestar y riqueza de los españoles y acabar con el paro", recalcó Rajoy, para recordar después que Zapatero "recibió la mejor herencia económica de la democracia en 2004 y ya la ha dilapidado; pero volveremos nosotros a hacer las cosas bien".

Por último, alabó que España "es un gran país" y trasladó a los simpatizantes y afiliados que defenderá los intereses de los españoles, "de nuestros agricultores, del sector de la fruta y hortalizas, de los cítricos y aceite de oliva y de los ganaderos, como lo hicieron Loyola de Palacio y Arias Cañete y como no hace el Ejecutivo de la nación, que es incapaz de defenderlo".

En otro orden de cosas, Rajoy también se refirió a la reforma de la Ley del Aborto, que tachó de "inaceptable e inmoral".

En este sentido, defendió que un padre y una madre "tienen algunas prioridades en esta vida y la primera son sus hijos", por lo que no aceptará "de ninguna manera" que Zapatero califique de "interferencia" el hecho de que unos padres aconsejen a una hija de 16 años que está pasando dificultades.

Y es que, a su juicio, "es una norma que se han sacado de la manga con el único objetivo de crear división en la sociedad y en la familia".

Asimismo, quiso dejar claro que hará "una defensa intensa, radical y contundente de la agricultura mediterránea de la misma manera que la hacen franceses e italianos".

Por último, recordó que el 1 de marzo pasado "España comenzó un nuevo ciclo político, cuando el PP recuperó la mayoría absoluta en Galicia" y que ese ciclo "continuará en las elecciones europeas". Tras lo que pidió el "máximo esfuerzo de aquí al último día porque estamos preparados, nos sentimos orgullosos de nuestros candidatos y vamos a ganar y acabar así con la propaganda de este Gobierno".