La CARM atiende a un total de 813 menores que se encuentran en proceso de acogimiento o adopción

Publicado 16/06/2018 13:29:52CET

MURCIA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad Autónoma respalda la iniciativa de crear una federación regional para dar visibilidad a las necesidades comunes de las familias adoptivas y acogedoras de la Región de Murcia.

La nueva federación, Facomur, que acaba de aprobar sus estatutos y ha nombrado a su junta directiva, servirá para dar respuesta, a través de un servicio de intervención especializada y psicosocial, a las familias adoptivas y acogedoras, cuya finalidad es ayudar, favorecer y apoyar la integración de todos los miembros de la nueva familia.

Esta federación desarrollará un trabajo complementario a las actuaciones que se llevan a cabo desde la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, a través de la Dirección General de Familia y Políticas Sociales.

La federación regional, en la que están integradas la Asociación de familias de niños con síndrome alcohólico fetal Saf Group, la Asociación de familias de niños adoptados en Etiopía (Beteseb) y la Asociación 'En familia sí', pasará a formar parte de la red de federaciones de toda España.

Facomur se ha presentado hoy en la jornada inaugurada por la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Violante Tomás, celebrada bajo el título 'Familias adoptivas y acogedoras de la Región de Murcia. Respuestas ante las dificultades asociadas', organizada por la asociación Albores.

La Comunidad Autónoma atiende en la actualidad, en régimen de acogimiento familiar o en proceso de adopción, a un total de 813 menores que se encuentran en diferentes procesos, de los que 619 están en acogimiento con familia extensa, 58 en familia ajena, 19 en acogimiento temporal y 117 en delegación de guarda para adopción.

El impulso a los procesos de adopción se analizó en la reunión de trabajo que mantuvo recientemente la consejera con el presidente de la asociación Albores, integrada por expertos en adopción y familias e hijos adoptivos, Rafael Llor.

La adopción y el acogimiento familiar son concebidas como un recurso de protección para aquellos menores que no pueden permanecer con su familia biológica, con el fin de garantizarle al niño una familia capaz de asegurar las atenciones propias de la función parental. La Comunidad garantiza, a través de esta nueva relación familiar, la atención necesaria para su desarrollo.