Actualizado 24/11/2021 18:02 CET

El Colegio de Psicólogos de la Región pone en valor su experiencia aportada en la lucha contra la Violencia de Género

Pide su inclusión en el Observatorio de Igualdad de la Región de Murcia

MURCIA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La decana del Colegio Oficial de Psicología de la Región de Murcia (COP-RM), María Fuster, ha puesto en valor la mirada de la Psicología en la lucha contra la Violencia de Género y la experiencia aportada por la profesión en "más de dos décadas como motor de cambio", según informaron fuentes de la institución colegial en un comunicado.

Fuster ha señalado que el contexto social hace 25 años "era muy diferente al actual" y "hemos evolucionado". Así, ha subrayado "el cambio sobre la conciencia colectiva en materia de lucha contra la violencia contra la mujer", y que "se ha propiciado un giro radical al que la psicología ha contribuido de forma fundamental".

"Durante todos estos años hemos contribuido desde la atención especializada a las víctimas de violencia de género, tanto mujeres, como infancia y adolescencia, dando visibilidad a una necesidad de cambio social a través de su testimonio y desde un abordaje de análisis que hunde sus raíces en lo más profundo de la sociedad patriarcal", ha remarcado la decana.

Fuster ha hecho estas declaraciones con motivo de la celebración, la semana pasada, de las 'XII Jornadas Estatales de Psicología contra la Violencia de Género. Incluyendo la perspectiva de Género en la Piscoterapia con Víctimas de Violencia Machista' organizadas por el Consejo General de la Psicología de España y por el Colegio Oficial de Psicología de la Región de Murcia (COP-RM).

"En estas jornadas, como en tantas otras, hemos señalado cuáles son las líneas fundamentales en las que hay que seguir avanzando, desde el análisis de diferentes ámbitos como la educación, el judicial, la perspectiva de género en psicoterapia, los tratamientos con maltratadores, y un largo etcétera, orientando hacia donde seguir con el trabajo en la lucha contra esta lacra social", ha remarcado.

"NO ES UN TRABAJO FÁCIL"

En este sentido, la decana ha indicado que los profesionales de la Psicología manejan tres ejes fundamentales que consideran "vitales para seguir avanzando, como son "la intervención, la formación y la investigación, con rigor y formación específica". Ha estimado todo ello "necesario para poder avanzar en la prevención y en la atención".

Fuster ha puntualizado que "sanar y cicatrizar el daño es un delicado y especializado proceso, desde el que la profesional, en su mayoría mujeres, confrontan con su propia identidad femenina, marcada estructuralmente por una violencia simbólica inherente a ser mujer en esta sociedad". Ha reconocido que "no es un trabajo fácil y requiere de la conciencia del autocuidado y de una supervisión profesional, la mayoría de las veces costeada por las propias profesionales".

Al respecto, ha puntualizado que la formación y la supervisión son necesarias, pero ha instado a no olvidar que "todos los operadores que pertenecen a la gran red del sistema han de estar cualificados y formados convenientemente".

"Los profesionales de la Psicología llevamos años liderando la formación porque conocemos la complejidad de los procesos y la génesis de los mismos, y en esta labor no estamos solos", según la decana, quien reivindica que "los equipos multiprofesionales e interprofesionales son fundamentales, pero se requiere una formación para que los propios prejuicios inherentes a las identidades de todos, surgidas desde la educación en el patriarcado, puedan confrontar con las prácticas diarias imbuidas de desigualdad".

FORMAR EN 'BIENTRATAR'

Los procesos de socialización preventiva han sido otras de las temáticas más importantes, según Fuster, quien ha indicado que "hoy más que nunca tenemos que seguir apostando por la coeducación". En su opinión, "saber conjugar el 'bientratar' ha de ser parte del currículum de nuestra infancia y adolescencia".

"No podemos dejar pasar por alto la necesidad de continuar en el ascenso hacia el fin último de una igualdad entre hombres y mujeres que tenga un sustrato cultural y social en las manifestaciones de lo cotidiano de la sociedad contemporánea; nuestros hijos e hijas, por tanto, son los depositarios y la prueba fehaciente de si estamos o no haciendo las cosas bien", ha remarcado.

Así, ha reconocido que "se habla de un descenso de la violencia de género entre nuestros adolescentes", pero también "de un aumento de la violencia sexual y del acoso sexual online". Así, ha considerado que "el trabajo de sensibilización y prevención funciona, pero bien cabe esperar, que nuestra mirada más atenta, sea capaz de intervenir sobre los roles de género sexistas, recogiendo y abordando las manifestaciones de las relaciones afectivas del amor romántico siempre envueltas en un espeso velo".

"Desde la psicología llevamos muchos años, incluso a contracorriente, poniendo el acento en la importancia del tratamiento con los agresores", según Fuster, quien cree que "su necesidad y adecuación en el avance de lo que sin duda es un ámbito muy difícil de trabajar, nos interpela a seguir en su investigación y tratamiento".

Así, ha puesto en valor que la psicología está "liderando en diversos puntos del territorio nacional programas que empiezan a dar resultados de interés". De nuevo, ha subrayado que "el cambio temprano más efectivo es en la sensibilización y educación en nuevas identidades, poniendo el acento en la importancia de las nuevas masculinidades, lideradas por hombres, seguros de quienes son, sin el cliché del estereotipo o el prejuicio machista".

Por último, ha remarcado la importancia de los operadores jurídicos. "Un complejo sistema en el que hay que seguir avanzando", según Fuster, quien señala que "las propias leyes han de ser igualitarias y sin financiación están abocadas al fracaso".

Para finalizar, se ha referido al futuro. A su juicio, "las planificaciones requieren de servicios pensados desde la integralidad", y ello supone "que las intervenciones con las víctimas contemplen que dicha atención integral quede garantizada tanto en la cobertura de la diversidad profesional, sólo posible desde la garantía infraccionable de los equipos, como en su dependiente estabilidad presupuestaria".

Por tanto, cree que "ahora toca avanzar en este último sentido, el de garantizar esta prestación, bajo el reconocimiento de los mismos como servicios esenciales desde la crisis sanitaria declarada con la COVID-19".

"Recuerden que en asuntos que conllevan la protección de derechos fundamentales, asuntos donde se juega la integridad física y psicológica, después de siglos de supremacía machista y patriarcal, las víctimas no desaparecen en épocas de vacas flacas, por el contrario, se agudizan", ha advertido.

En nombre del Colegio, Fuster ha pedido "encarecidamente" a la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social y a la Dirección General de Igualdad y Diversidad de Género, "que contemple bajo su competencia y sin ningún género de dudas la inclusión de este Colegio profesional en el Observatorio de Igualdad de la Región de Murcia, al que por sus condiciones de inclusión, no podemos acceder, a pesar de nuestra avalada experiencia".

Asimismo, ha pedido "el reconocimiento como prestación técnica garantizada de los servicios psicológicos en el próximo Catálogo de prestaciones de servicios sociales y futura Carta de servicios, que esta Consejería ha de abordar en próximas fechas".

Igualmente ha solicitado a la Delegación del Gobierno "el traslado para generalizar esta demanda a la Comisión de Seguimiento y Evaluación del Pacto de Estado contra la Violencia de Género".

Contador

Para leer más