Detenidos cuatro 'kamikazes' durante 2018, la mayoría bajo los efectos de alcohol o drogas

Imagen del turismo interceptado por circular en sentido contrario
GUARDIA CIVIL - Archivo
Publicado 01/01/2019 10:45:34CET

Dos de estos conductores ocasionaron incluso accidentes de circulación y otro viajaba con su nieto menor

MURCIA, 1 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las carreteras de la Región de Murcia han registrado cuatro episodios de conducción temeraria en sentido contrario en el año 2018, la mayoría iban bajo los efectos de alcohol o drogas y dos de ellos ocasionaron incluso accidentes de circulación, según han detallado a Europa Press fuentes de la Guardia Civil.

La primera detención tuvo lugar, concretamente, el 26 de enero cuando el conductor del turismo, de 77 años, vecino de Cartagena y que carecía de las aptitudes psicofísicas adecuadas para conducir, circuló durante más de siete kilómetros en sentido contrario en la autovía A-30 (A-31/Albacete-Cartagena), proximidades de la pedanía murciana de Corvera, ocasionando dos accidentes de circulación, en uno de cuales resultó una persona herida leve.

Pese a la existencia de la doble señalización de prohibición existente, el conductor detenido accedió a la autovía A-30 en sentido contrario al establecido, procedente de la estación de servicio de Garcerán, ubicada a la altura del kilómetro 170 de la autovía, encontrándose totalmente desorientado, cruzándose con varios vehículos que circulaban correctamente y sufriendo sendos accidentes con dos de ellos. Continuó no obstante su marcha irregular hasta que, finalmente, pudo ser interceptado por los efectivos de la Guardia
Civil.

El siguiente episodio ocurrió el 5 de mayo, cuando el conductor de un turismo que circuló durante más de 33 kilómetros en sentido contrario en la autovía A-30 (A-31/Albacete-Cartagena), proximidades de la entrada del aeropuerto de Corvera, el cual casi cuadriplicaba la tasa máxima de alcoholemia permitida. Arrojó un resultado de 0,97 y 0,96 mg/l en las pruebas de alcoholemia.

El vehículo interceptado se incorporó a la calzada en sentido contrario al establecido, recorrió 33 kilómetros de forma irregular y ocasionó un accidente de circulación con otro vehículo que circulaba correctamente y del que sólo resultaron daños materiales.

Igualmente, pese a la existencia de la doble señalización de prohibición existente, el arrestado, presuntamente, accedió a la autovía A-30 en sentido contrario al establecido procedente del núcleo urbano de Cartagena, donde finaliza dicha autovía, a la altura del kilómetro 193,100, encontrándose totalmente desorientado a causa del elevado volumen de bebidas alcohólicas ingeridas.

Durante el trayecto irregular se cruzó con varios vehículos que circulaban correctamente y finalmente sufrió un accidente con uno de ellos, no obstante continuó su marcha irregular hasta que finalmente pudo ser interceptado por los efectivos de la Guardia Civil.

UN ABUELO QUE VIAJABA CON SU NIETO MENOR

El 14 de septiembre, la Guardia Civil detuvo al conductor de un turismo (de avanzada edad y que carecía de las aptitudes psicofísicas adecuadas para conducir), que circuló durante más de 16 kilómetros en sentido contrario en la autovía RM-15 (Autovía del Noroeste/Río Mula), entre Bullas y Caravaca, llevando en los asientos traseros a su nieto de 9 años.

El conductor, español, de 66 años y vecino de Cehegín, accedió a la autovía RM-15 procedente de Bullas, a la altura del kilómetro 14, y condujo durante 16 kilómetros pese a cruzarse con los usuarios que circulaban correctamente y haber sobrepasado varias salidas.

El último caso del año fue el 28 de octubre cuando la Guardia Civil detuvo en Cartagena al conductor de un turismo por circular en sentido contrario al establecido por la autovía CT-32, acceso Este a Cartagena, durante dos kilómetros para eludir un control de alcohol y drogas.

El conductor, varón, español, de 40 años y vecino de La Unión- que, fue sometido a las pruebas de alcohol y drogas, y arrojó un resultado negativo en ambas.

El arrestado, que se desplazaba desde Cartagena hasta su domicilio en La Unión, manifestó que se asustó al percatarse de la existencia del control policial, ya que había tomado alguna consumición alcohólica durante la noche, y pensando que daría resultado positivo en la prueba de alcoholemia, dio la vuelta para eludir el dispositivo policial, siendo consciente en todo momento del peligro creado al conducir en sentido contrario.

Guardia Civil recuerda que el delito de conducción temeraria se encuentra recogido en el Código Penal y puede ser castigado con penas de prisión de 6 meses a 2 años y privación de derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a 1 y hasta 6 años. Además, apela a la colaboración ciudadana para que tan pronto como detecten una de estas situaciones avisen urgentemente al '112' (emergencias) o '062' (Guardia Civil), permitiendo así interceptar al infractor antes de que se produzca algún accidente.