Actualizado 07/11/2012 21:00 CET

Experto en patrimonio del Colegio San Gerónimo de la Habana dice que son las personas quienes confieren vida a ciudades

Alcaraz, Vázquez y Roldán en la rueda de prensa
UCAM

José Vázquez, ha recibido el nombramiento de Catedrático Extraordinario de Antropología Biológica, por la UCAM

MURCIA, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

"Son las personas y no los edificios quienes confieren vida a las ciudades", según ha declarado esta mañana en el Salón de Actos de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM), José Vázquez, biólogo, experto en Patrimonio Histórico, y director de Relaciones Internacionales del Colegio Universitario San Gerónimo de la Habana, Facultad de la Universidad de la Habana (Cuba) adscrita a la Oficina del Historiador de La Habana.

Vázquez ha pronunciado la conferencia 'Un modelo de gestión del Patrimonio Histórico y Cultural: el caso de la Habana Vieja', promovida por el Departamento de Ciencias Humanas y Religiosas de la UCAM.

Cabe destacar que José Vázquez, ha recibido el nombramiento de Catedrático Extraordinario de Antropología Biológica, por la UCAM, según informaron fuentes de la institución docente en un comunicado.

Vázquez ha explicado durante su intervención el proceso de regeneración, rehabilitación y restauración física, arquitectónica, y humana de la emblemática Habana Vieja, una zona fundacional de la capital cubana, con cerca de 500 años de antigüedad, profundamente deteriorada debido a razones históricas, gestionada a través de la Oficina del Historiador de la Habana, mediante un efectivo modelo de gestión efectivo, pionero y único en el mundo, y aplicable a otros muchos países.

El experto, que ha descrito La Habana como una de las capitales más eclécticas del Caribe, ha destacado el papel fundamental de la Cultura como eje central del desarrollo local, ha insistido en la importancia capital proteger y rehabilitar el patrimonio histórico, mediante la aplicación de un plan integral destinado a erradicar la exclusión social, el hacinamiento de personas y el aislamiento humano, y ha reivindicado el papel de los seres humanos como parte irrenunciable de desarrollo urbano.

"La vida de las ciudades emana de las gentes, no de los edificios. Mediante la intervención de las personas en el desarrollo urbanístico, las urbes logran recuperar su alma, su espíritu", ha asegurado.