Fomento inicia la compra de viviendas para realojar a familias en situación de exclusión social

Imagen de la reunión
GOBIERNO REGIONAL
Actualizado 21/12/2017 13:48:23 CET

Pedro Rivera anuncia que este viernes se licita el contrato para adquirir las viviendas, con un presupuesto de 1.275.000 euros

MURCIA, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Presidencia y Fomento inicia el proceso para comprar viviendas usadas y realojar a familias en situación de exclusión social y residencial cronificada. El presupuesto asignado para ello es de 1.275.000 euros. Este viernes se publica la licitación para la adquisición de las mismas y estará abierta a particulares y a entidades financieras, y el plazo de presentación de ofertas concluirá el 31 de enero.

Así lo ha anunciado el consejero Pedro Rivera durante un encuentro con representantes de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de la Región de Murcia, el Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, la Asociación Habito y una docena de miembros de entidades financieras.

"Esta compra obedece al compromiso social del Ejecutivo regional con los colectivos más desfavorecidos", ha asegurado el consejero, que ha señalado que "estas familias necesitan una nueva oportunidad en su vida y ésta empieza por ofrecerle un hogar en el que vivir y desarrollarse de una manera digna".

El consejero ha explicado que la compra de viviendas para el realojo de familias es un programa "pionero" en la Unión Europea, para el que la Comunidad va a destinar ocho millones de euros hasta el año 2020, de los que 2.100.000 euros ya están recogidos en el presupuesto del ejercicio 2018. El programa se inicia en el municipio de Murcia, continuará por Alcantarilla y Mazarrón, y posteriormente lo extenderá a otros municipios de la Región de Murcia.

Esta iniciativa forma parte de las políticas regionales para la promoción de la inclusión social y la lucha contra la pobreza y cualquier otra forma de discriminación. El consejero ha recordado que se trata de un desarrollo de la Ley de la Vivienda de la Región de Murcia, que "tiene un marcado carácter social" pues recoge una serie de medidas de protección pública de la vivienda, encaminadas a garantizar la consecución del derecho a la vivienda, particularmente a los sectores más desfavorecidos de la sociedad.

Rivera ha destacado que se trata de un "proyecto conjunto" de la Consejería de Presidencia y Fomento y la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, en colaboración con el Ayuntamiento de Murcia y la Asociación Habito. Ha explicado, asimismo, que "la Consejería de Fomento compra las viviendas que cede al ayuntamiento, y la de Familia, a través de un convenio con Habito, se encarga de dar apoyo y seguimiento a estas familias".

La compra de las viviendas está cofinanciada con los Fondos Estructurales (Feder), que prevén la posibilidad de financiar operaciones de realojo de poblaciones que habitan en chabolas y asentamientos segregados para que puedan acceder a una vivienda normalizada.