Publicado 22/03/2020 09:35CET

Hostemur ofrece hoteles para los profesionales más castigados por la crisis sanitaria

MURCIA, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

El sector hostelero de la Región de Murcia, paralizado a causa de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, se ha puesto manos a la obra para colaborar en este trance.

"Los profesionales del sector están haciendo todo lo que está en su mano para ayudar, desde poner sus recursos hasta prestarse voluntarios para labores hosteleras", señala el presidente de la Federación Regional de Empresarios de Hostelería y Turismo (HOSTEMUR), Jesús Jiménez.

La principal medida es la puesta a disposición de hoteles para que si es necesario los usen los profesionales más castigados por esta situación, como sanitarios o transportistas. "Se ha establecido una red de hoteles para servicios básicos, con tres establecimientos de guardia para ser refugios en la Región: son el Churra en Murcia, Los Habaneros en Cartagena y el Riscal en Puerto Lumbreras", indica Jiménez.

Además, numerosos hosteleros están entregando los productos de sus restaurantes a los más necesitados y muchos cocineros se han prestado voluntarios para cocinar para este colectivo. "En estos momentos hay gente que está más desprotegida que otra y tenemos que hacer un esfuerzo para asistirla", manifiesta el representante de HOSTEMUR.

Asimismo, diversos establecimientos -gracias a la colaboración de sus trabajadores y de las empresas de reparto- están conservando sus servicios de comida a domicilio para aliviar la presión a los supermercados.

"Intentamos poner nuestro granito de arena para salir de esta trágica situación, en la que sale a relucir a la valía del ser humano para ayudar a los demás. Entre todos saldremos adelante y muy pronto nos tomaremos unas cañas recordando estas terribles semanas", manifiesta el presidente de la patronal, que ha alabado las medidas de Ayuntamientos como el de Cartagena o el de Águilas eliminando impuestos para sus empresas locales que tan mal lo están pasando con esta crisis.

"Esperamos que otros Consistorios sigan este ejemplo, ya que con la actividad cerrada será difícil hacer frente a moratorias", concluye.