Actualizado 28/11/2009 19:43 CET

Huermur solicita que se inicie el expediente de declaración de BIC del yacimiento arqueológico de San Esteban

Se ha presentado hoy en el Registro de la Comunidad Autónoma, y se pide su catalogación como 'Zona Arqueológica'

MURCIA, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Asociación para la Conservación de la Huerta de Murcia (Huermur), como coordinadora de las asociaciones PRO-Patrimonio, presentó hoy en el Registro de la Comunidad la solicitud de incoación de expediente de declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) del yacimiento arqueológico de San Esteban con categoría de 'Zona Arqueológica'.

Tras el estudio del informe presentado por el técnico de la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales, las asociaciones también decidieron solicitar que "no se tenga en cuenta la propuesta del traslado de los restos, basándose en las leyes de patrimonio histórico artístico nacional y estatal, la normativa contenida en el Plan General de Ordenación Urbana de Murcia y en las recomendaciones de la Unesco sobre los yacimientos arqueológicos".

En concreto, Huermur basa la solicitud presentada en el hecho de que el Jardín de San Esteban "es un espacio público que forma parte del casco histórico de la ciudad de Murcia, en Zona con Protección Arqueológica con grado 2 y está incluida dentro del entorno de la iglesia y el Palacio de San Esteban, declarados ambos bienes de interés cultural".

Fuentes de Huermur añadieron, en un comunicado, que según el propio informe del Servicio de Patrimonio, en el subsuelo del Palacio de San Esteban "se han encontrado importantes restos, y tanto éstos como los posibles que pueda haber bajo la iglesia pertenecen al arrabal de la Arrixaca Nueva (siglos XI-XII y XIII) en el que, según textos medievales, se describe como un espacio en origen ocupado por grandes residencias, jardines y huertos".

En este sentido, las fuentes citadas consideraron que "el resultado de las intervenciones arqueológicas tanto en el subsuelo del palacio de San Esteban como en el jardín han puesto de manifiesto una secuencia ocupacional del palacio y su entorno".

"Con ello queda patente que el Palacio de San Esteban no puede ser considerado como una construcción aislada, y su significado e identidad se han ido construyendo a lo largo de la historia, determinados por su ubicación y por los acontecimientos políticos y sociales que se han ido sucediendo", explicaron.

El resultado final, dijo, es "la configuración de un gran espacio en el que todos y cada uno de sus elementos forman parte indisoluble de un conjunto, formado por el Palacio de San Esteban, la iglesia y el yacimiento del barrio de la Arrixaca hallado en el jardín".

"PELIGRO DE DESTRUCCIÓN" DEL YACIMIENTO.

Así, una vez estudiadas las opciones posibles de conservación a tener en cuenta propuestas por el informe de la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales, desde Huermur se alertó sobre el posible "peligro de destrucción" del yacimiento, destacando que la solución propuesta "es la peor desde el punto de vista de la conservación, ya que provocará daños irreparables en el yacimiento y obstaculizará el uso del espacio público del Jardín de San Esteban".

En esta solución propuesta desde la Administración regional y secundada por el Ayuntamiento de "reimplantar" el yacimiento a una cota del terreno más elevada "hay un error en la definición, ya que se habla de conservación 'in situ' cuando realmente se está procediendo a un traslado de los restos a un espacio diferente del que ocupan en la actualidad, siendo indiferente que se trate de reubicarlos en una cota más alta o que la decisión hubiera sido trasladarlos a otro lugar".

Por lo que "el daño irreversible a las estructuras por la técnica muy agresiva de desmontaje y posterior manipulación y almacenamiento se produce de igual forma", subrayaron las fuentes.

A esto, añadió la Asociación, se une "la imposibilidad de trasladar ciertos materiales y pérdida de la técnica constructiva original, un mayor coste que otras alternativas y que con esta elección no se soluciona el problema de la erosión atmosférica".

Además, "con el traslado de los restos se va a seguir necesitando de una importante gestión y mantenimiento, agravándose los problemas de vandalismo por encontrarse muy accesibles y supondrá la pérdida del espacio público del Jardín de San Esteban, ya que su superficie quedará obstaculizada por muros hechos en el siglo XXI con ladrillos del siglo XII".

Junto a estos "inconvenientes", las entidades PRO-Patrimonio indicaron que "no se ha tenido en cuenta la propia Ley de Patrimonio de la Región de Murcia, que en su artículo 34, sobre el traslado de bienes inmuebles de interés cultural, dice textualmente que los bienes inmuebles de interés cultural, en cuanto inseparables de su entorno, no podrán ser objeto de traslado o desplazamiento, salvo que el mismo se considere imprescindible por causa de fuerza mayor o interés social".

A tenor de esta situación, fuentes de Huermur destacaron que "en ningún momento se ha declarado la construcción del aparcamiento de San Esteban como una obra de interés social o general para la sociedad murciana".

También pusieron de manifiesto que "la solución de traslado a cota de superficie no sigue las recomendaciones de instituciones como la Unesco-Icomos, incluida La Carta Internacional sobre la Conservación y la Restauración de Monumentos y de Conjuntos Histórico-Artísticos, la Carta Internacional para la Gestión del Patrimonio Arqueológico ni los Principios para el Análisis, Conservación y Restauración de las Estructuras del Patrimonio Arquitectónico".

Ejemplos de un patrimonio que se conserva, apuntó Huermur, son el yacimiento de la Barcelona romana en la Plaza de Rey de esa ciudad, y el foro romano situado bajo la Plaza del Pilar de Zaragoza. "En ninguno de estos yacimientos se tuvieron en cuenta argumentos tan peregrinos como los expuestos en este informe técnico a pesar de ser Barcelona, situada junto al mar y Zaragoza junto al río Ebro ciudades con un gran nivel de humedad", reprobaron.

Por último, advirtieron que "aceptar la propuesta reflejada en el informe con el desmontaje de los restos podría suponer un grave incumplimiento de la Ley de Patrimonio estatal y regional al destruir la zona con protección arqueológica del Jardín de San Esteban y dañar el bien de interés cultural del Palacio de San Esteban a nivel del subsuelo, limitando las investigaciones posteriores y su valor científico a una mera recreación de los restos que una vez formaron parte del barrio árabe de la Arrixaca en Murcia".