Presidente TSJ confiesa que Justicia "es asignatura pendiente de esta democracia" y reclama medios humanos y materiales

Miguel Pasqual del Riquelme
EUROPA PRESS
Publicado 26/12/2018 13:12:12CET

MURCIA, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Murcia, Miguel Pasqual del Riquelme, ha lamentado los tiempos "convulsos" que se viven no solo en la Administración de Justicia, sino en todo el país, y ha confesado que la Justicia, precisamente, "es la asignatura pendiente de esta democracia".

Sin embargo, ha celebrado que un año más, de los 40 que lleva de democracia, "se siga cumpliendo con la misión institucional: dar respuesta a los litigios y las cuestiones que se le plantean y seguir reivindicando la necesidad de nuevos medios materiales".

En esta línea, ha reclamado que se inviertan los medios humanos y materiales necesarios y aún no haciéndolo en este tiempo, ha manifestado, "se ha ido cumpliendo con ese papel constitucional de defensa de los derechos y de última trinchera para incluso aquellos retos que más han comprometido nuestra convivencia y defensa de los más desfavorecidos".

CASO 'PASARELA'

Preguntado, tras la firma de un convenio con la UMU, sobre la absolución del expresidente murciano, Pedro Antonio Sánchez, de los delitos de falsedad y prevaricación en el caso 'Pasarela', ha asegurado que es una cuestión que le ocupa y le preocupa, aunque ha expresado su respeto institucional a las decisiones judiciales, que no ha entrado a valorar.

Más teniendo en cuenta que forma parte de la Sala Civil y Penal, que es la que está programada para "revisar en vía de apelación las decisiones de la Audiencia Provincial"; de ahí que haya dicho ser cauto y "no hacer pronunciamientos de ningún tipo que contaminen esa neutralidad".

Los jueves, ha resaltado, "lo que tenemos que hacer es materializar y aplicar aquellas decisiones que el legislativo va adoptando y el legislativo nos dotó de unos plazos de instrucción que nos vinculan a jueces y tribunales".

Según el presidente del TSJ de Murcia, a la hora de examinar las causas de lo que va ocurriendo "hay que tener en consideración que esa reforma se produce en su día, sin ninguna modificación de las normas ni de los recursos con los que están dotados juzgados y tribunales".

Unos tribunales que en Murcia, de forma especial, ha advertido, "están muy cerca de la saturación y al borde de sus capacidades de respuesta", porque "intentamos dar respuesta puntual a esas necesidades y a la aplicación puntual de la ley, pero hay exigencias que si no van acompañadas de los recursos de los jueces, de las oficinas judiciales necesarias para su implementación, se convierten muchas veces en normas de muy difícil aplicación en esa situación de saturación".

Por ello, ha reclamado los órganos judiciales que necesita Murcia "para que la respuesta diaria de los ciudadanos que recurren a los tribunales se realice de la manera más pronta posible".

Sobre si es partidario que se acoten los tiempos, ha dicho que su opinión personal como profesional del derecho es que la existencia de plazos de instrucción o de respuesta en general "es algo que es difícil no apoyar".

"Naturalmente que la respuesta de los tribunales debe realizarse de la forma más pronta posible y toda aquella medida que redunde en que la respuesta sea pronta y evite dilaciones debe ser bienvenida y acogida", ha subrayado.

Sin embargo, señala que "lo que no se puede establecer son plazos perentorios, cualquiera que estos sean, si no van acompañados de las medidas, refuerzos y recursos materiales y humanos necesarios para que sean realmente eficaces".

"Si no van acompañados de esos medios tendremos la misma administración, pero constreñida por unos plazos que realmente no se ve capacitada para ir cumpliendo, ha dicho, para después incidir en la necesidad de que la Administración de Justicia "sea dotada de esos recursos necesarios".

Contador